17 de julio de 2016

México.- Barrales, nueva presidenta del mexicano PRD, llama a "convertir la diversidad del partido en fortaleza"

México.- Barrales, nueva presidenta del mexicano PRD, llama a "convertir la diversidad del partido en fortaleza"
TWITTER

CIUDAD DE MÉXICO, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo del mexicano Partido de la Revolución Democrática (PRD) ha elegido este sábado con amplia mayoría a Alejandra Barrales como nueva presidenta del partido a nivel nacional, según ha informado el propio partido en sus perfiles en redes sociales. La nueva mandataria ha querido llamar a la unidad del partido en un momento de cisma interno.

Barrales, exsecretaria de Educación de la Ciudad de México, asume el cargo tras lograr el apoyo masivo del Consejo del partido. En la votación final, Barrales ha conseguido 264 votos a favor, frente a los 58 sufragios favorables al otro candidato, el senador Pablo Gómez.

La nueva presidenta de la formación socialdemócrata toma el testigo del intelectual Agustín Basave, quien presentó su renuncia el pasado mes de junio, al reconocer que no supo situarse por encima de las corrientes internas del partido y ser "una suerte de árbitro".

En este contexto, Barrales ha asumido el cargo reconociendo la tarea como "un gran reto y una enorme responsabilidad". "Es tiempo de pensar que lo imposible sí es posible", ha declarado nada más ser proclamada presidenta nacional.

Barrales ha salpicado su discurso de referencias a la unidad del partido y ha reclamado la vuelta a un papel de oposición responsable. "El PRD es un conjunto de diferentes visiones pero nos tenemos que respetar y retomar el orgullo de ser perredistas (...) tenemos que anteponer el bien común. Estamos dando muestra de que los perredistas estamos dispuestos a retomar nuestro papel", ha afirmado.

"Tenemos que traducir la diversidad del PRD en una fortaleza", ha concluido.

El PRD atraviesa graves luchas internas desde que anunciara a principios de enero su alianza electoral con el conservador Partido de Acción Nacional (PAN). El acuerdo con un histórico rival político se firmó para hacer frente al hegemónico Partido de la Revolución Institucional (PRI) del presidente, Enrique Peña Nieto, y permitió la victoria de la coalición en Veracruz, Quintana Roo y Durango en las elecciones regionales de junio.