23 de enero de 2006

México.- Caja Madrid quiere elevar su presencia en la mexicana Su Casita y entrar en hipotecas en países del Este

Mantiene su objetivo de lograr un beneficio bruto de 1.250 millones este año y planea crecer un 20% en hipotecas y un 30% en empresas

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Caja Madrid mantiene negociaciones con los accionistas de la firma financiera hipotecaria mexicana Su Casita con vistas a incrementar su participación del 25% que posee en la actualidad hasta el 40%.

Paralelamente, la entidad busca socios para entrar en el negocio hipotecario de los Países del Este, según avanzó hoy el presidente de la caja, Miguel Blesa.

"En México nos va muy bien. Tenemos el 25% de esta financiera hipotecaria y opción a llegar al 40%, algo que nos estamos planteando muy seriamente hacer. Estamos en discusiones con el resto de socios, con el deseo de concluir felizmente la operación", avanzó Blesa.

Si prospera esta iniciativa, Caja Madrid se convertiría en el principal accionista de Su Casita, que también está participada por la norteamericana Pulte Homes y la mexicana Geo.

La caja adquirió en febrero de 2004 el 25% de Su Casita por 58 millones de dólares. Por otro lado, Blesa señaló que a la entidad "le gustaría exportar su conocimiento del negocio hipotecario" a los países del Este de Europa, que poco a poco van mejorando su legislación en este ámbito.

Para ello, reveló que Caja Madrid mantiene conversaciones para buscar socios que permitan a la entidad entrar en dicho mercado. El presidente de la caja puntualizó que la entidad nunca ha estado interesada en la compra del Banco Urquijo ("es algo que carece de fundamento", dijo), y explicó que mantuvo contactos con el grupo belga KBC, propietario de dicho banco, porque les interesaba exclusivamente las actividades de las gestoras de seguros de dicho grupo, algo en lo que no se ha avanzado.

Miguel Blesa se mostró optimista de cara a la evolución de los resultados este año e indicó que la entidad mantiene su objetivo (actualizado con las Normas Internacionales de Contabilidad) de lograr en 2006 un beneficio antes de impuestos de 1.250 millones de euros.

Reconoció que los gestores de la entidad necesitan tener "muy firme" el control de los gastos para cumplir con el objetivo de situar el ratio de eficiencia en el 44%, y asumió que lo "más duro" será el objetivo de alcanzar una cuota de mercado del 7,05%, a lo que no ayudará el "apagón estadístico que está dificultando el seguimiento de esta variable.

El presidente de la entidad afirmó que el crecimiento de los tipos en un cuartillo no se ha notado todavía en las cuentas de la entidad, pero lo hará en el primer trimestre de este año, y no prevé que los tipos suban más de un 0,25 este año, a tenor del comportamiento del Euribor. "Europa no está boyante, por lo que no se prevén tipos mucho más altos", dijo.

PLAN AMBICIOSO DE EMPRESAS.

Avanzó que la caja quiere potenciar el negocio de empresas en su balance con un plan "muy ambicioso", conscientes de que la demanda hipotecaria "tendrá un límite", y de que las empresas "están fuertes" y pueden ser "un buen complemento y un recambio".

Para llevarlo a cabo, la entidad, que invertirá "dinero, medio y esfuerzos", ha seleccionado clientes en función del folumen de facturación (de 3 a 300 millones), lo que arroja un total de l5.000 clientes que serán objeto de "tratamiento especial" en sus centros de empresas, que crecerán de 45 a 65.

"Vamos a duplicar las plantillas para ello y a realizar una gran inversión en formación de equipos". Así, si el objetivo es crecer el 20% en el negocio hipotecario, en empresas el reto es ser "más exigentes con la organización" para lograr un crecimiento del 30%.