25 de agosto de 2011

México.- Calderón alerta de que México vivirá "tiempos políticos muy complicados"

Aclara que los militares no son victimarios sino víctimas de la violencia

México.- Calderón alerta de que México vivirá "tiempos políticos muy complicados"
EUROPA PRESS/PRESIDENCIA DE MÉXICO

MÉXICO DF, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha alertado este jueves que están por llegar "tiempos políticos muy complicados" de cara a las elecciones generales que se celebrarán el año próximo y cuya campaña se ha encendido por las fuertes pugnas que han protagonizado los grupos políticos de izquierda y derecha.

Las declaraciones las hizo Calderón durante una reunión plenaria en la Cámara de Diputados con el gobernante Partido Acción Nacional (PAN), que intenta pactar alianzas para hacer fuerzas contra el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) --en el poder México entre 1929 y 2000-- y que ha logrado recuperar espacio en las recientes elecciones locales.

El ambiente previo a las presidenciales de 2012 comenzó a calentarse este año con las elecciones realizadas en ocho estados. El próximo 13 de noviembre habrá comicios en el estado de Michoacán (norte) --fronterizo con Estados Unidos-- uno de los escenarios de la guerra que mantienen los cárteles de la droga y el crimen organizado.

"Hagamos un esfuerzo enorme para poder divulgar ante los mexicanos lo que está en juego, que hay un proyecto de país en marcha, que hay un esfuerzo de transformación profunda de México que tiene que seguir y que nos corresponde a nosotros llevarla a buen puerto y a los ciudadanos respaldar este esfuerzo", ha expresado el mandatario.

Calderón ha exhortado a los diputados de su partido a trabajar para que se pueda aprobar el presupuesto correspondiente al año 2012, pero además ha destacado que también es muy importante "acelerar y presionar por las reformas que hoy tenemos pendientes y que son relevantes".

El Congreso descartó convocar un periodo extraordinario de sesiones para debatir algunas reformas que han quedado pendientes, tal y como lo solicitó el propio mandatario en su intento por hacer avanzar los proyectos planteados cuando comenzó su mandato en 2006 para un periodo de seis años que culminará en diciembre del año próximo.

Entre las reformas que el mandatario quiere aprobar están una política que propone candidaturas independientes y la reelección consecutiva de legisladores, y otra de índole laboral, que busca facilitar el acceso a empleos mientras la economía aún se recupera de la severa recesión de 2009.

"LA GENTE QUIERE PROTECCIÓN"

Calderón ha instado a los diputados del PAN a apoyar una serie de leyes destinadas a reforzar la seguridad y reducir los altos niveles de corrupción en las instituciones, a las que se atribuye parte de la responsabilidad de la ola de violencia que azota México y que se ha cobrado la vida de unas 42.000 personas desde 2006.

"Más allá de los discursos y los rollos políticos que se echan la gente lo que quiere es protección, sentirse segura", ha afirmado el jefe de Estado.

Calderón pretendía que en el período extraordinario de sesiones que estudiara una serie de proyectos claves en la ofensiva contra los cárteles de las drogas, como la que busca regular la participación de las fuerzas armadas en labores de seguridad interior, y otra para combatir el blanqueo de dinero.

"Lo que se está demandando y pidiendo es una obligación elemental de claridad, para que no haya imputaciones alevosas, tramposas como las muchas que se han afincado injustamente contra las Fuerzas Armadas", ha asegurado.

De esta manera, Calderón ha defendido la labor realizada por los miembros de las Fuerzas Armadas en los operativos contra el crimen organizado y el narcotráfico, y ha rechazado que el aumento de la violencia obedezca a la presencia de uniformados en las calles.

Los militares y marines "no son victimarios de nadie, son víctimas de la criminalidad como son los ciudadanos inocentes, como son las sociedades asoladas", ha enfatizado.

Algunas organizaciones de Derechos Humanos, asociaciones internacionales y hasta autoridades locales han denunciado abusos por parte de militares que han sido desplegados en las zonas más conflictivas. Según aseguran, los homicidios y las extorsiones aumentaron con la llegada de soldados a determinadas ciudades, especialmente, las más próximas a la frontera con Estados Unidos.

En ese sentido, el mandatario ha criticado que las autoridades municipales y regionales "por la mañana van y piden que se envíen más militares, pero por la tarde salen a criticar el problema de violencia que genera el gobierno federal y eso no es así".

Por este motivo, ha pedido a los congresistas a hacerse cargo de la "responsabilidad que implica la seguridad pública" en momentos tan difíciles. "Esa responsabilidad legislativa es tan elemental que no le está pidiendo la nación a los diputados que vayan a combatir ellos a los criminales sino simple y sencillamente que cumplan su deber de establecer en blanco y negro la regulación necesaria en materia de seguridad nacional", ha explicado.

"Es lo menos que se puede pedir, que se den condiciones de certidumbre a esta intervención, que los soldados y marinos que están arriesgando su vida diariamente tengan condiciones de certeza en su actuar", ha insistido.