7 de febrero de 2008

México.- Calderón asegura que fortalecerá a la Policía para no depender del Ejército en la lucha contra el crimen

CIUDAD DE MÉXICO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, aseguró hoy que en la medida en que avance la depuración y el fortalecimiento de las instituciones civiles y cuerpos policiales, la participación del Ejército será cada vez más esporádica en la lucha contra el crimen organizado.

Durante la firma de un convenio entre México y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el mandatario advirtió que en el país no hay mayor amenaza a las garantías individuales que la representada por el crimen organizado, según citó la agencia de noticias mexicana Notimex.

En ese contexto Calderón reprobó la acción de la delincuencia organizada que se ha cobrado la vida de muchos inocentes, incluyendo periodistas, jueces, policías y marineros, "cientos que han fallecido en el último año en el cumplimiento de su deber".

DERECHOS HUMANOS Y CUMPLIMIENTO DE LA LEY

Por ello, el mandatario mencionó que uno de los mayores retos que han asumido los mexicanos es combatir la delincuencia y promover una cultura de respeto a la ley. "Hoy cuando el país sufre los embates del crimen organizado, mi Gobierno está firmemente decidido a garantizar la seguridad de los mexicanos y el Estado de derecho", subrayó.

En consecuencia, el presidente garantizó el respeto total a los Derechos Humanos consagrados en las leyes y en la Carta Internacional de los Derechos Humanos.

MENOR PAPEL DEL EJÉRCITO EN LA LUCHA CONTRA EL CRÍMEN

Así mismo, Calderón mencionó que está convencido de que su Gobierno contará con el apoyo del Congreso, de la sociedad civil y de los gobiernos estatales y municipales para depurar y fortalecer los cuerpos policiales y los ministerios públicos en el país, "a fin de que el apoyo institucional de las fuerzas armadas en la lucha contra la criminalidad sea cada vez menos necesario".

"En la medida en que avance la organización de las instituciones civiles en su capacidad de combate al crimen, la participación del Ejército será cada vez más esporádica", insistió el dirigente mexicano.

ALTA COMISIONADA DE LA ONU PARA LOS DERECHOS HUMANOS

A su vez, la alta comisionada de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, destacó el liderazgo de México en la promoción del respeto a las garantías individuales a nivel internacional.

Arbour resaltó la estrecha relación de trabajo que su oficina ha establecido con el Congreso en aras de promover la integración de los estándares de Derechos Humanos en la legislación nacional, así como con la Corte Suprema de Justicia. También indicó que las iniciativas para fortalecer la protección de los Derechos Humanos en la Constitución, y reformar sustancialmente el sector de justicia penal son muy importantes.

"A través de ellas y del desarrollo de un nuevo plan nacional de acción en Derechos Humanos espero ver la totalidad de los principios internacionales en la materia que México ha ratificado plenamente en su Constitución, su legislación federal y estatal", destacó.

Esas reformas, añadió la representante de la ONU, deben recoger las legítimas aspiraciones del pueblo en el sentido de que las instituciones democráticas proveerán justicia en una sociedad basada en el Estado de derecho.

SUPERVISIÓN CIVIL

La alta comisionada demandó además que la lucha del Ejército contra la delincuencia organizada esté supervisada por autoridades civiles, durante una reunión con representantes políticos mexicanos. Además, se pronunció contra el uso de las Fuerzas Armadas "en funciones civiles" e indicó que si ello se efectúa debe llevarse a cabo "con mucho cuidado".

La funcionaria de la ONU indicó después que los militares no son adecuados para operaciones en áreas urbanas muy grandes, por lo que hay que tener mucho cuidado en utilizar dicho recurso. En la sede de la Cámara alta, la diplomática canadiense acordó impulsar la reforma que pretende elevar a rango constitucional la protección de los Derechos Humanos y que discute el Congreso de la Unión.