México cierra los ojos ante la discapacidad

México cierra los ojos ante la discapacidad
28 de julio de 2018 PIXABAY

   CIUDAD DE MÉXICO, 28 Jul. (Notimérica)  -

   La discapacidad es invisible en México. El país iberoamericano no cuenta con cifras oficiales sobre las personas discapacitadas que lo habitan y mucho menos datos sobre los diferentes tipos de discapacidades, lo que le impide ofrecer una atención y un tratamiento adecuado a estos ciudadanos.

   La ausencia de datos impide que el Gobierno del país planee políticas públicas orientadas a la inclusión de las personas con discapacidad, a la accesibilidad o a cualquier requerimiento específico con el que cuenten para conseguir una completa integración.

   La nula coordinación entre los diferentes organismos del Estado mexicano y una escasa voluntad de atender a la discapacidad son, según especialistas y organizaciones civiles, los motivos de que el país no cree un registro, algo que incide directamente en la calidad de vida de los afectados y de sus familias.

   A pesar de no llevarlo a cabo, el Gobierno mexicano sí tiene un compromiso legal sobre la obligatoriedad de garantizar los Derechos Humanos a aquellas personas con discapacidad, contraído en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la cual entró en vigor el 3 de mayo de 2008, hace más de una década.

   El secretario técnico de la Coalición Mexicana por los Derechos de Personas con Discapacidad (Coamex), Guillermo Hernández, ha asegurado que para garantizar los derechos de discapacitados es necesario "un trabajo intersecretarial pero, principalmente, de la coordinación entre el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)".

   "El no contar con cifras y un registro administrativo nos descobija, pues la falta de una información detallada sobre las personas con diversas discapacidades impide que una gran parte de este sector no pueda gozar de las políticas públicas que se generan", ha explicado Hernández.

DISCAPACIDAD EN MÉXICO

   La Organización Mundial de la Salud (OMS) define "discapacidad" como "un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive". Coloquialmente, entendemos como persona discapacitada a aquella que padece una disminución de sus capacidades físicas, sensoriales o psíquicas, ya sea total o parcialmente.

   Las últimas cifras disponibles del impacto de la discapacidad en México fueron publicadas por el Conadis en 2016 en un documento titulado 'La discapacidad en México, datos al 2014', elaborado por el INEGI. En él se recoge, basándose en cifras de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) que "la prevalencia de la discapacidad para 2014 era de 6 por ciento".

   El documento recoge que "7,1 millones de habitantes del país no pueden o tienen mucha dificultad para hacer alguna de las ocho actividades evaluadas: caminar, subir o bajar usando sus piernas; ver (aunque use lentes); mover o usar sus brazos o manos; aprender, recordar o concentrarse; escuchar (aunque use aparato auditivo); bañarse, vestirse o comer; hablar o comunicarse; y problemas emocionales o mentales".

   Estas cifras, aún a pesar de existir, no son reales. Olvida México contar todas aquellas discapacidades que no tienen origen físico o que no se basan en un impedimento motor, como pueden ser padecimientos tan habituales como el Síndrome de Down, el trastorno del espectro autista o cualquier tipo de discapacidad intelectual. Ofrecen, así, un panorama muy sesgado de la realidad del país.

   Sobre este tipo de recuentos, la neuroterapeuta Marta Elena Valverde ha declarado que "uno de los aspectos más pobres en México es la estadística. Existe muy poca cultura sobre la discapacidad. Puede que una persona tenga una discapacidad motriz severa, pero con una gran inteligencia y capacidad de desarrollo intelectual y, sin embargo, se le estigmatiza y no se le da la oportunidad de crecimiento", tal y como ha recogido el medio mexicano 'Animal Político'.

   Sin un recuento, sino exacto, al menos preciso, de la presencia de la discapacidad en México se hace imposible un tratamiento adecuado. El desconocimiento de cuántas personas discapacitadas hay en el país, así como cuál es la discapacidad que estas padecen y el grado de la misma hace a este colectivo más vulnerable y, si bien es tan sujeto de derechos como cualquier otro, la ignorancia por parte del Estado les condena a no disfrutar plenamente de ellos, en el mejor de los casos y, en el peor, a carecer completamente.