3 de febrero de 2015

Comisión Nacional de DDHH: En México "no hay una cifra fiable" de desapariciones forzadas

MÉXICO DF, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, ha admitido este martes que en México "no hay una cifra fiable" de desapariciones forzadas, justo cuando Naciones Unidas sopesa investigar el caso de los 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) de Iguala.

   "Parte del problema que se tiene es que no hay base de datos y en virtud de ello no hay una cifra fiable" de desapariciones forzadas, ha dicho en una entrevista concedida al Grupo Fórmula, según ha informado el diario mexicano 'Milenio'.

   González Pérez ha denunciado, en concreto, la falta de "una metodología adecuada" que permita determinar "cuántos casos de personas ausentes corresponden a desaparición forzada y cuántos al crimen organizado".

   Así las cosas, ha confiado en que la implicación del Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas en el caso Iguala sirva para "fortalecer los mecanismos de búsqueda de personas ausentes y no quedarnos solo en la parte" del castigo.

   Las familias de los 'normalistas' se reunieron el lunes en Ginebra con representantes de este Comité para pedir que la ONU lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre la desaparición de los 43 estudiantes de magisterio, ya que desconfían del Gobierno mexicano.

   El subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, José Manuel Gómez Robledo, ha explicado que el Gobierno de Enrique Peña Nieto "está evaluando la conveniencia de aceptar la competencia" de la ONU en este caso.

Relacionadas

CASO IGUALA

   Según el relato oficial, los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza, la de Tlatelolco.

   Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.

   Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

   Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a Guerreros Unidos.

   A partir de ese momento se pierde el rastro de los 'normalistas', pero varios sicarios de Guerreros Unidos que han sido detenidos han confesado que ejecutaron e incineraron a los jóvenes y después se deshicieron de sus cenizas en un río.

   Queda ahora el análisis de los restos óseos recuperados del basurero de Cocula, ya que el de los cadáveres de las casi 40 fosas comunes halladas en Iguala y municipios cercanos ha revelado que no son los jóvenes.