25 de marzo de 2006

México/Cuba.- El Gobierno mexicano multa con 112.000 dólares al hotel Sheraton por el desalojo de huéspedes cubanos

MEXICO, 25 Mar. (EP/AP) -

El gobierno de México multó el viernes con 112.000 dólares al hotel Sheraton Maria Isabel, por haber desalojado a huéspedes cubanos bajo presión del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La multa fue aplicada por la Secretaría de Relaciones Exteriores, que en un comunicado indicó que el hotel había violado leyes comerciales nacionales.

El Sheraton, de capital estadounidense y ubicado en una zona céntrica de la Ciudad de México, desalojó a principios de febrero a 16 funcionarios cubanos que asistían en ese establecimiento a una reunión con empresarios petroleros de Estados Unidos.

La administración del hotel procedió al desalojo después de que la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro le advirtió de que estaba en riesgo de violar el embargo comercial de cuatro décadas contra el régimen del presidente cubano Fidel Castro.

La cadena Starwood Hotels & Resorts Inc., que posee el Sheraton y tiene oficinales centrales en Nueva York, no pudo ser contactada el viernes para que diera sus comentarios al respecto.

El desalojo causó una amarga respuesta de autoridades en La Habana y de legisladores mexicanos, quienes afirmaron que la medida constituía una intervención estadounidense en los asuntos de México y requería el envío de una nota diplomática a Estados Unidos.

El canciller Luis Ernesto Derbez dijo entonces que estudiaría el desalojo, pero descartó el envío de la nota diplomática.

El gobierno de la Ciudad de México, regido por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática, amenazó con clausurar el hotel por el incidente, pero desistió luego de una virtual clausura sin mayores consecuencias.

En febrero, el Consejo Nacional del Comercio Exterior, que representa a centenares de empresarios estadounidenses, envió una carta al secretario estadounidense del Tesoro John Snow para instarlo a que evite colocar a compañías en dificultades similares.

El Departamento del Tesoro respondió que no considera efectuar cambios en su política para hacer respetar el embargo.