23 de octubre de 2012

México.- Detenidos tres sospechosos, incluidos dos policías, en relación con la muerte del hijo de un exdirigente de PRI

MÉXICO DF, 23 Oct. (Reuters/EP) -

Las autoridades federales mexicanas han detenido a tres hombres, incluidos dos policías municipales, supuestamente implicados en el secuestro y asesinato del hijo de un antiguo gobernador estatal y exdirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

José Eduardo Moreira, hijo de Humberto Moreira y sobrino de Rubén Moreira --actual gobernador del Estado de Coahuila, norte--, fue encontrado muerto a inicios de mes en un paraje cercano a Ciudad Acuña, en la frontera con Estados Unidos, donde vivía y trabajaba como coordinador de programas sociales del Gobierno estatal.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) informó ayer lunes de que los agentes de la Policía federal había detenido en Saltillo, capital de Coahuila, a Víctor Landeros, supervisor de la Policía de Ciudad Acuña, y a Jorge Tenorio Takajasi, agente de policía de ese mismo municipio.

Tenorio y Landeros habían tendido una trampa a Moreira, para entregarlo posteriormente a sicarios del cártel de Los Zetas, quienes lo habrían ejecutado, según las mismas fuentes. Las autoridades también detuvieron a Roberto Bárcenas, quien les habría dado escondido desde la muerte del joven hasta su captura.

Con estas detenciones ya son diez las personas arrestadas en relación con la muerte de Moreira. El asesinato tuvo un gran impacto entre los políticos, sobre todo del Partido Revolucionario Institucional, que regresará al poder el próximo 1 de diciembre cuando asuma la presidencia Enrique Peña Nieto.

El PRI gobernó México de 1929 a 2000, cuando fue derrotado en las urnas por el conservador Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el presidente saliente, Felipe Calderón. Humberto Moreira, quien había criticado las políticas de Calderón para encarar la violencia de los cárteles, dejó la dirigencia del PRI el pasado mes de diciembre tras verse envuelto en un escándalo por el manejo de las finanzas de Coahuila durante su administración.

Más de 60,000 personas han muerto a causa de la violencia del narcotráfico desde que el presidente Calderón lanzó una campaña militar contra los cárteles tras asumir el cargo, a finales del 2006.