4 de diciembre de 2012

México.- Envían a prisión a 69 del centenar de detenidos durante las protestas tras la toma de posesión de Peña Nieto

MÉXICO DF, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Procuraduría General de México DF ha enviado a prisión este lunes a 69 de los 97 detenidos por los disturbios que se produjeron el pasado sábado en la capital tras la toma de posesión del nuevo presidente del país, Enrique Peña Nieto, tras acusarles de "ataques a la paz pública" con el agravante de haber actuado "en pandilla".

Según informa 'El Universal', 58 de los detenidos han sido trasladados al Reclusorio Varonil Norte y once a la prisión para mujeres de Santa Martha. De ser condenados por los cargos que se les imputan, podrían ser condenados a penas de entre cinco y 30 años de cárcel. Según las autoridades, algunos se identificaron con grupos anarquistas.

El resto de los detenidos han sido absueltos, en el caso de los 16 adultos en libertad bajo reservas de la ley, mientras que dos de los doce menores siguen bajo resguardo de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) en la Comunidad de Adolescentes sin proceso judicial en contra.

Los dos adolescentes no han sido liberados, uno porque es un joven residente en la calle que, según las autoridades, se declaró "anarquista", y el otro, originario de Oaxaca, porque no ha sido reclamado por sus padres o familiares, precisa el diario.

Por su parte, el procurador general de México DF, Jesús Rodríguez Almeida, ha asegurado en declaraciones a Milenio TV que los 69 imputados no serán liberados por presiones políticas y ha defendido que su deber es evitar que haya impunidad en la capital del país y será el juez quien resolverá su situación jurídica.

"Nosotros ante los hechos y el repudio de la sociedad y ante lo establecido en la legislación, tenemos la obligación de que no haya impunidad en la ciudad, que se realice una investigación seria y contundente y que aporten las pruebas para que sea un juez el que decida y establezca si estas personas son responsables o no", ha explicado.

Por otra parte, ha negado las acusaciones de que los detenidos se encuentren incomunicados o se hayan cometido violaciones a los Derechos Humanos, como señalan familiares de los imputados, así como que policías de la capital emplearan armas de fuego o porras para agredir a los participantes en los actos de vandalismo.