16 de julio de 2007

México/España.-Calderón apoya la lucha de España contra ETA y subraya que hay "vías legítimas" para resolver conflictos

Un reducido grupo de 'perredistas' esperaron al presidente en la plaza del Zócalo con la pancarta: "Zapatero a tus zapatos"

CIUDAD DE MÉXICO, 16 Jul. (De la enviada especial de Europa Press, Lucía López Rojo) -

El presidente de México, Felipe Calderón, reiteró hoy, ante el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, su apoyo a la "lucha antiterrorista que libra el pueblo" de España y subrayó que la democracia ofrece "vías legítimas, amplias y suficientes para procesar los conflictos".

Calderón realizó estas manifestaciones en la ceremonia de bienvenida a la delegación española que estos días visita el país azteca y que tuvo lugar en el Palacio Nacional de la capital mexicana, engalanado para la ocasión con las banderas de ambos países.

Tras escuchar los dos himnos nacionales, Calderón tomó la palabra para reiterar su agradecimiento a Zapatero por su visita, la primera que realiza el presidente bajo su mandato y que coincide con la conmemoración del 30 aniversario del restablecimiento de relaciones diplomáticas tras el paréntesis de la dictadura franquista.

Tras destacar los "profundos lazos de amistad" que unen a los dos países y recalcar el "alto valor" que México otorga a la visita de Zapatero, Calderón insistió en la necesidad de continuar reforzando la cooperación bilateral en materia económica y turística, educativa y cultural.

RESPUESTA AL EPR.

El mandatario mexicano aprovechó la ocasión para renovar su apoyo a la lucha antiterrorista del "pueblo español". "Nuestros países no pueden ni deben aceptar la acción criminal de los terroristas. Condenamos como absolutamente injustificadas las expresiones de provocación y de violencia", enfatizó Calderón en lo que se interpretó también como un mensaje interno, en respuesta a las recientes acciones del guerrillero Ejército Popular Revolucionario (EPR).

A continuación, subrayó que "la democracia ofrece vías legítimas amplias y suficientes para procesar los conflictos". En su opinión, esta "combate" contra el terrorismo exige "decisión firmeza" y debe desarrollarse "dentro de la ley" y del respeto a los Derechos Humanos.

Calderón también tuvo palabras de agradecimiento para los exiliados españoles en México sin lo que, según dijo, su país no sería ahora el mismo. Así, destacó las aportaciones que realizaron personajes como León Felipe, María Zambrano o Luis Buñuel, que hicieron de México "su segunda patria". Y no faltaron tampoco las alabanzas a su invitado, al que definió como un "líder europeo" y el que destacó su compromiso con Iberoamérica.

Por su parte, Zapatero volvió a mostrar su "satisfacción" por estar en un "país hermano" en un viaje que, enfatizó, ayudará a intensificar aún más las ya estrechas relaciones entre dos países "que han demostrado ser socios seguros y estables" y que tienen la voluntad de "contribuir conjuntamente al progreso de sus respectivos pueblos y a la construcción de una comunidad internacional más justa y solidaria".

En este sentido, insistió en la conveniencia de seguir trabajando para aprovechar el futuro "lleno de oportunidades" que permitirá avanzar hacia "sociedades más prósperas" que respeten los Derechos Humanos y creen "un modelo económico más justo y respetuoso con el medio ambiente".

El fortalecimiento de las relaciones bilaterales tendrá su 'hoja de ruta' en la declaración que tienen previsto firmar hoy ambos mandatarios y que, según Zapatero, sellará "un compromiso inquebrantable" entre los dos países.

Zapatero concluyó agradeciendo una vez más la cálida acogida que México ha brindado siempre a los españoles y que él ha podido experimental personalmente estos días.

MINI PROTESTA POR LA VISITA DE ZAPATERO.

Sin embargo, el presidente español no ha sido bien recibido por los seguidores del ex candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador. Un representante del autodenominado 'Gobierno legítimo' de López Obrador ha declarado a Zapatero persona 'non grata' en México por haber reconocido la victoria de Calderón en las elecciones de julio de 2006, antes de que el Tribunal Electoral estudiara las denuncias de fraude presentadas por PRD, que después fueron desestimadas.

Precisamente, un reducido grupo de 'perredistas' esperaron esta mañana a Zapatero en la Plaza del Zócalo de Ciudad de México, donde se encuentra el Palacio Nacional, y que estaba protegida por fuertes medidas de seguridad. Los seguidores de López Obrador se situaron frente al Palacio portando un cartel con la fotografía del que consideran el "presidente legítimo" de México y una pancarta en la que podía leerse, 'Zapatero a tus zapatos'.