19 de julio de 2006

México.- Fox, confiado en las instituciones, pide paciencia hasta conocer al presidente electo y niega convulsión social

Dice que Zapatero y los líderes con los que se ha reunido en Rusia le expresaron "interés y no preocupación" por el clima post-electoral

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Vicente Fox, reiteró hoy una vez más su "plena confianza" en las instituciones electorales de su país, pidió "paciencia" hasta que el Tribunal Federal Electoral (TRIFE) haga oficial el nombre del ganador de las presidenciales del pasado 2 de julio, y negó que en estos momentos el país esté atravesando por una convulsión social debido a las manifestaciones convocadas por uno de los candidatos en liza ante las sospechas de fraude en los comicios.

"En México hay instituciones, hoy en día es un país democrático y yo confío plenamente en las instituciones (...) Ahora hay que tener paciencia, seguir los pasos que marca la ley y esperar a que el TRIFE haga oficial al candidato ganador. Eso es lo que marca la ley y eso es lo que va a suceder (...) Por difícil que le parezca a algunos, las cosas van a salir adelante", afirmó Fox en rueda de prensa en Madrid, horas antes de regresar a México.

En varias ocasiones, ante las preguntas de la prensa, aclaró que como presidente no puede intervenir en los comicios y expresó su respaldo al Instituto Federal Electoral (IFE), organismo del que dijo que tiene una "gran reputación" en el mundo. Prueba de ello es que, según explicó, ha sido consultado por muchos países y organismos electorales para entrenar y capacitar la conducción de procesos electorales, "como fue el caso de los comicios en Irak y en Haití".

"INTERES, NO PREOCUPACION"

El presidente mexicano se reunió anoche con el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, en un ambiente que definió como "totalmente amigable y familiar" y en el que repasaron los temas de la agenda bilateral y la situación de las relaciones entre ambos países, que calificó de "fuerte y exitosa", además de mostrar su convencimiento de que en el futuro seguirá creciendo y enriqueciendo a ambas naciones.

Asimismo, ante las preguntas de los periodistas, Fox dijo que tuvo ocasión de hablar con Zapatero sobre las elecciones, tal como hizo recientemente en San Petersburgo (Rusia )con los líderes con los que se encontró. Todos ellos, según quiso dejar claro el mandatario mexicano, le expresaron "interés y no preocupación" por la situación post-electoral en su país ya que, según dijo, confían en la fortaleza de la democracia mexicana.

Fox reiteró en varias ocasiones que México ha construido con mucho trabajo instituciones electorales para que en el país se diera el necesario tránsito hacia la democracia. Así, ante lo que definió como "experiencias amargas del pasado", recordó que los partidos y el Congreso de la Unión optaron por "ciudadanizar" el proceso electoral, tanto su administración como su conducción y operación. "El Ejecutivo no tiene absolutamente ningún rol que jugar", subrayó.

"SOLUCION RESPETUOSA CON LOS VOTANTES"

En este punto, aseguró que se trata instituciones "blindadas" que cuentan con una gran experiencia en la conducción de cientos de comicios en los últimos diez años "todas exitosas y todas con un resultado al final" que, según resaltó, han permitido salvaguardar la democracia. la paz y la estabilidad en el país. De hecho, dijo que no es la primera vez que los resultados son tan cerrados y en todos los casos habo una "solución respetuosa del voto de los mexicanos y de los ciudadanos que participan en los procesos electorales".

"No esperamos otra cosa que el respeto a los ciudadanos y a la legalidad y el reconocimiento al ganador una vez que es determinado", insistió Fox, quien precisó que el proceso electoral en México es claro y cuenta con varias etapas, y en estos momentos está en la última, en la fase de calificación de la elección, responsabilidad "única y exclusiva" del Tribunal Federal Electoral (TRIFE).

Casi 42 millones de mexicanos acudieron el pasado 2 de julio a las urnas y tras concluir el recuento se determinó que el candidato del PAN, Felipe Calderón, obtuvo unos 250.000 votos más que su rival del PRD, Andrés Manuel López Obrador, que impugnó los resultados al contar con supuestas evidencias de irregularidades. Pese a esas manifestaciones, el presidente Fox asegura que el país no vive un etapa de "convulsión social" y que incluso continúan las inversiones.

ULTIMA PALABRA: EL TRIFE

En este sentido, aclaró que en todas las elecciones celebradas en México es este tribunal el que tiene la última palabra y determina el ganador. "Y nadie más, ésa es la etapa que nos falta", indicó el presidente, quien recordó que el Tribunal Federal Electoral TRIFE, según ordena la ley, deberá asegurar que las cosas se han hecho correctamente y que el resultado estará "respaldado y sustentando".

"No hay nada especial en México más que esperar esta última etapa del proceso que tiene de límite hasta el 30 de agosto para, a más tardar el 6 de septiembre, nombrar al presidente electo. Estoy seguro de que así será, que habrá ese nombramiento y que además el país conservará la estabilidad, la paz social y la tranquilidad, como corresponde a este México nuevo y democrático", añadió.

Por último, volvió a pronunciarse en favor del establecimiento de la segunda vuelta electoral para futuros comicios, tras recordar que desde hace un par de años hay una propuesta de su partido, el PAN, para modificar el sistema electoral y se incluya el 'balotaje' y la posible reelección de diputados. "Creo que esta elección invitará a todos a consensuar estos ajustes para el futuro", sentenció.