9 de noviembre de 2006

México.- Fox demandado por impago de 2,8 millones de euros en la financiación de la campaña electoral de 2000

CIUDAD DE MÉXICO, 9 Nov. (EP/AP) -

El presidente mexicano, Vicente Fox, fue demandado civilmente por abogados que alegan el incumplimiento de un pago de 3 millones de dólares (2,8 millones de euros) por haberlo defendido en un caso sobre irregularidades financieras durante su campaña electoral en el año 2000.

Uno de los abogados, Arturo Quintero, dijo que la demanda fue presentada ante el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal y además de Fox incluye al empresario Lino Korrodi, quien trabajó como operador financiero de la campaña del hoy mandatario.

"Nosotros fuimos contratados por el señor Vicente Fox y por Lino Korrodi para la defensa de todo un grupo numeroso de personas físicas y morales que tuvieron injerencia en todo esto de los fondos de campaña", comentó vía telefónica desde Monterrey, donde tiene su despacho y a donde llegó procedente de la capital después de interponer la denuncia.

Fox, que en 2000 se convirtió en el primer presidente procedente de la oposición tras 71 años de gobiernos continuos del Partido Revolucionario Institucional, entregará el poder el 1 de diciembre a su correligionario de partido Felipe Calderón.

Quintero explicó que junto con los otros abogados defendió al mandatario y a Korrodi de varios acusaciones que se les hicieron a partir de un caso conocido como "Amigos de Fox", en referencia a un grupo civil formado para recabar fondos durante la campaña presidencial del 2000.

El caso llegó hasta la autoridad electoral que concluyó que la participación de "Amigos de Fox" implicó la creación de un sistema paralelo de financiamiento, a pesar de que la ley establece que los únicos que pueden manejar fondos son los partidos políticos.

La autoridad electoral impuso en 2004 una multa por 36,8 millones de dólares (28,8 millones de euros) al Partido Acción Nacional (PAN) de Fox, pero no sancionó al mandatario. También se determinó que el PAN recibió dinero del extranjero, algo prohibido por ley.

Quintero dijo que en 2002 se hizo un contrato "verbal" con Fox y Korrodi para defenderlos de cualquier demanda y dijo que gracias a su trabajo "a nuestros defendidos nunca se les comprobó ninguna irregularidad".

Añadió que habían recibido el compromiso de que les liquidarían los 3 millones de dólares (2,4 millones de euros) establecidos como pago el pasado 31 de octubre, lo cual no ocurrió.

Comentó que tras interponer la demanda se abren dos escenarios: que Fox y Korrodi los busquen para tratar de llegar a un arreglo o que siga el juicio que podría tardar cuando menos entre uno y dos años.

Una vez que el tribunal asigne al juez que se encargará del caso y éste notifique a los demandados, Fox y Korrodi tendrán nueve días hábiles para contestar a su favor.