15 de noviembre de 2006

México.-Fox dice que el conflicto en Oaxaca no se extenderá y Calderón cree que con la confrontación México pierde mucho

El presidente opina que México ha enfilado hacia una democracia moderna y el líder del PAN se alía con cuatro gobernadores del PRD

CIUDAD DE MÉXICO, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Vicente Fox, aseguró hoy a los obispos del país, encabezados por José Guadalupe Martín Rábago, que la violencia en Oaxaca no se extenderá a otras partes del país, porque el conflicto está focalizado sólo en ese municipio, mientras que el mandatario electo, Felipe Calderón, opinó que con la confrontación "México pierde mucho".

Ante la inquietud de la situación en el país por parte de los prelados, Fox aceptó, sin embargo, que hay varias fuentes de violencia en México, pero que se están atacando, según informa el diario local 'El Universal'.

De acuerdo con la versión del obispo de Saltillo, Raúl Vera, presente en el encuentro que se realizó a puerta cerrada, el presidente mencionó la problemática del crimen organizado, en particular el de los narcotraficantes, pero afirmó que "ahí está la fuerza pública haciéndoles frente", y subrayó que hay en la cárcel varios líderes de los cárteles.

"Fox --comentó Vera-- consideró que en el país se ha dado una violencia verbal que pasó a ser práctica política, como la toma de las calles y espacios públicos".

Por otro lado, de acuerdo con la versión difundida por Comunicación Social de Presidencia de la República, Fox agradeció a los obispos su apoyo y les dijo: "Me voy con la certidumbre de que el tiempo de México y sus ciudadanos ha llegado, lo hemos construido entre todos".

"Me voy seguro de que entre todos hemos logrado enfilarnos hacia una democracia moderna, plena; me voy seguro de que en nuestro país no puede haber marcha atrás. En las manos de todos los mexicanos está la posibilidad de construir un futuro de grandeza, de paz y armonía para todos", añadió.

OPINIÓN DE LOS OBISPOS

El mandatario insistió en reconocer el apoyo de las iglesias, y muy en particular la Iglesia católica, por "mejorar las condiciones de vida" de los mexicanos, en particular, de los más pobres. "Yo he venido a expresarles mi reconocimiento por su gran aportación al desarrollo de México, al desarrollo humano y el bienestar de las personas en sus diversas dimensiones, y en la promoción comprometida de la justicia social", apuntó.

Por otra parte, el presidente del Departamento de las Relaciones Iglesia-Estado de la Conferencia Episcopal Mexicana, Abelardo Alvarado, consideró que ha habido avances positivos en la administración de Fox, pero que quedaron muchos asuntos pendientes, por lo que, en este sentido, los obispos esperan que se vaya avanzando en la consolidación de la libertad religiosa.

No obstante, destacó que no se le puede echar la culpa de todas los fallos al presidente, y que será tarea de los legisladores, intelectuales, académicos y analistas políticos, entre otros, emitir juicios, lo que, según aseguró, no corresponde a los obispos.

"DEJAR LAS DIFERENCIAS"

Por su parte, el presidente electo, Felipe Calderón, consideró que en la estrategia de la confrontación todos "perdemos algo y México pierde mucho", por lo que pidió "dejar de lado las diferencias, privilegiar los acuerdos y definir la estrategia para el país".

A 16 días de tomar posesión de su cargo y ante la advertencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de no permitir que se lleve a cabo la ceremonia en el Palacio Legislativo de San Lázaro, Calderón manifestó "con la confrontación permanente todos perdemos algo y México pierde mucho. "Debemos abandonar la condiciones de apostarse contra el otro, de creer que estar contra el otro es una forma de ganar, es una forma en la que todos perdemos", subrayó.

Calderón, a cuyo proyecto se sumó el gobernador del PRD Narciso Agúndez, agregó también que a la luz de los problemas y de los desafíos nacionales "hoy es tiempo de unidad y no de divisiones estériles"

Ante cuatro gobernadores --dos del PRI, uno del PRD y otro del PAN--, el presidente electo les anunció que "todo esfuerzo de colaboración con el Gobierno de la República encontrará" en su administración "la debida correspondencia y la justa reciprocidad".

COMPROMETIDOS A COLABORAR

Los cuatro gobernadores que acompañaron a Calderón firmaron la 'Declaratoria de Hermosillo" con la cual se comprometen a trabajar con el próximo Gobierno federal y a que han decidido sumarse, según informa el diario 'El Universal'.

En el documento leído por el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, y avalado por los otros tres mandatarios --Eugenio Elorduy, de Baja California (PAN); Jesús Aguilar Padilla, de Sinaloa (PRI), y Narciso Agúndez Montaño, de Baja California Sur (PRD)-- se indica: "Debemos entender de una vez por todas que construir un México de instituciones fuertes, competitivo, incluyente y democrático es responsabilidad de todos".

"Hay que trabajar con los pies en la tierra sin abandonar el ahora, el presente, con la mirada bien puesta en el futuro, con proyecto de gran visión, tendremos que construir un proyecto de gran visión para el noroeste de la República mexicana", concluyó.