16 de noviembre de 2006

México.- El Gobierno autoriza la instalación en el país a cinco nuevas entidades bancarias, una de ellas de Wal-Mart

CIUDAD DE MÉXICO, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de México autorizó hoy la instalación de cinco nuevos bancos en el país, entre ellos uno que pertenece a la compañía multinacional Wal-Mart. Así lo comunicó a través de un comunicado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). En las próximas dos semanas se emitirá la autorización final.

Los bancos autorizados son el Banco Comercial del Noreste; Banco Fácil; Bancoppel; Banco Wal-Mart de México Adelante y, Prudential Bank.

La SHCP mediante su opinión favorable, autorizó la constitución y operación en México a cinco entidades financieras de banca múltiple. Además esta Secretaría dijo que la aprobación solo depende de la constitución de la sociedad que será el banco y a que los accionistas lleven a cabo la aportación correspondiente de capital mínimo requerido.

La SHCP explicó que los proyectos para la constitución y operación de instituciones de banca múltiple requieren de un minucioso examen de las autoridades del sector, a partir del cual se determina la viabilidad financiera y operativa, así como la solvencia económica y moral de los accionistas de las nuevas instituciones.

Además de estas cinco entidades, en este año Hacienda ya autorizó las operaciones a ocho bancos más en el país, que ahora se encuentran en distintas fases de operación.

"En los últimos años un número importante de inversionistas han mostrado interés por participar en el sistema financiero mexicano". Según el organismo público esto se debe a que el sistema financiero del país vive una situación de estabilidad macroeconómica, a que una vez superada la crisis el país tiene otros "atractivos escenarios de inversión" y al marco jurídico robusto enfocado a promover la "eficiencia del sistema financiero y brindar mayor seguridad jurídica y confianza a todos sus participantes", destacó la dependencia.

Según recoge el diario 'El Universal' los nuevos bancos se enfocarán a distintos nichos de la población, lo cual favorecerá la competencia orientada a beneficiar a los consumidores. Además las instituciones entrantes orientarán su oferta a segmentos del mercado que tradicionalmente han sido desatendidos por la banca.

Según el comunicado de la SHCP, así "se logrará una mayor penetración de los servicios bancarios entre la población y, en consecuencia, una mayor profundización del sistema financiero mexicano".