26 de julio de 2006

México.- La izquierda denuncia al Instituto Federal Electoral por no evitar la intervención privada en las elecciones

MEXICO, 26 Jul. (EP/AP) -

La coalición que presentó a la presidencia de México al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador interpuso el martes una denuncia penal contra el presidente y los ocho integrantes del Instituto Federal Electoral (IFE), por considerar que cometieron un delito al no evitar que empresas privadas hicieran campañas publicitarias supuestamente contra su candidato.

La coalición, encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), señaló que con las campañas publicitarias se calumnió y difamó a López Obrador con el propósito último de "infundir miedo a los ciudadanos respecto a la opción que representa" el izquierdista y favorecer a su rival conservador Felipe Calderón.

En la denuncia, se afirma que los miembros del IFE "omitieron tomar las medidas necesarias para cesar dichas campañas negativas e ilegales".

La denuncia, presentada en la Procuraduría General de la República (PGR), es contra el presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, y los ocho consejeros electorales que integran el órgano.

"Se ha presentado la denuncia penal por diversos actos y omisiones durante el proceso electoral que desde nuestro punto de vista tienen que ser sancionados", dijo el representante de la Coalición, Horacio Duarte, a la salida de las instalaciones de la PGR en la capital.

Durante la campaña previa a los comicios del 2 de julio, algunas asociaciones civiles, compañías y un organismo empresarial divulgaron en televisión anuncios en los que según el PRD se atacaba subliminalmente a López Obrador.

En uno de los avisos, patrocinado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), se señalaba que apostarle a un proyecto distinto era retroceder y llamaba a la gente a defender lo que se ha logrado en materia económica.

En otros anuncios, una asociación civil utilizaba la imagen del presidente venezolano Hugo Chávez para enviar el mensaje de que los mexicanos no necesitaban armas para defender sus ideas, sino sólo votar.

Durante la campaña, el Partido Acción Nacional (PAN) de Calderón comparó insistentemente a López Obrador con Chávez y lo calificó como un peligro para México.

La coalición señaló que la ley electoral establece que sólo los partidos políticos tienen el derecho de contratar tiempos en la radio y la televisión para difundir mensajes orientados a la obtención del voto.

Duarte dijo que esperan la aplicación del Código Penal Federal, el cual señala que al funcionario electoral que se abstenga de cumplir sin causa justificada con sus obligaciones en perjuicio del proceso electoral será sancionado con una multa y prisión de dos a seis años.

En un cómputo oficial realizado entre el 5 y 6 de julio, Calderón obtuvo el primer lugar con una ventaja de 243.934 sufragios obre el izquierdista, quien se negó a reconocer el resultado y lo impugnó ante el tribunal federal electoral junto con una petición de recontar los votos.

El tribunal tiene hasta el 31 de agosto para resolver las impugnaciones y declarar a un presidente electo no más allá del 6 de septiembre si es que valida los comicios.