Un líder sindical vuelve a la escena política mexicana tras vivir más de una década en Canadá

Un líder sindical vuelve a la escena política mexicana tras vivir más de una década en Canadá
31 de agosto de 2018 TWITTER

CIUDAD DE MÉXICO, 31 Ago. (Reuters/EP) -

Un líder sindical que abandonó México en 2006 ha vuelto este jueves a la escena política del país como senador, asegurando que dejó atrás sus problemas legales y prometiendo ayudar al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a vencer la pobreza en el país.

El líder sindical minero Napoleón Gómez ha sido recibido por una multitud de partidarios esta semana, tras más que una década de exilio auto-impuesto en Canadá.

Gómez huyó a ese país en el 2006 tras ser acusado por el Gobierno mexicano de haber robado 55 millones de dólares de un fondo sindical, pero los jueces lo absolvieron de actos criminales en el 2014.

"Me exoneraron de todas las acusaciones falsas, calumnias y mentiras que dijeron", ha señalado Gómez, de 74 años, a decenas de reporteros. "Eso es un tema para nosotros totalmente superado, y queremos ver hacia adelante", ha aseverado.

Flanqueado por líderes sindicales internacionales, Gómez ha afirmado que era una "vergüenza" que los salarios en México, que antes eran más altos que los de China, ahora son más bajos que en el gigante asiático.

Len McCluskey, el líder del sindicato más grande de Reino Unido, Unite, que ha estado presente en la reunión, ha alabado a Gómez y lo ha calificado de valiente defensor de los derechos de los trabajadores.

Gómez ha sido elegido por el partido de López Obrador, Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), como senador. Esa alianza refuerza el apoyo de López Obrador por parte de los sindicatos mexicanos, tras haber recibido el respaldo del importante gremio de los maestros.

Ambos sindicatos antes apoyaron al gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), que López Obrador derrotó en las elecciones presidenciales el pasado 1 de julio.

Gómez ha insinuado que podría iniciar una demanda por difamación contra unos de sus críticos más prominentes, incluyendo Germán Larrea, director ejecutivo del minero Grupo México.

Además, Gómez ha prometido que permanecerá a cargo del sindicato, que su padre encabezó cuatro décadas antes que él, durante su período de seis años.