26 de junio de 2006

México.- López Obrador no convocará movilizaciones si pierde y descarta invitar a otros partidos a su eventual gabinete

MEXICO DF, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, aseguró este fin de semana que si pierde las elecciones que tendrán lugar el próximo domingo no convocará movilizaciones populares, además de adelantar su intención de no invitar a otros partidos en la conformación de su gabinete ante una eventual victoria el próximo 2 de julio.

"Tengo que aceptar la voluntad de la gente, del pueblo de México", afirmó López Obrador, quien aseguró que acatará los resultados que dé el Instituto Federal Electoral (IFE) "así sean por un solo voto". En este sentido, expresó su compromiso de no convocar movilizaciones postelectorales si pierde. "Estamos hablando de un proceso limpio, de una elección libre, legítima, que se debe respetar", añadió.

Sin embargo, manifestó que tras haber dado "varias vueltas" al territorio nacional en busca del voto, no sólo tiene la confianza de que triunfará, sino que la nación no está dominada por la crispación política que se atribuye a este proceso. "Lo que hay son "cúpulas y líderes muy politizados, que ni siquiera reflejan la postura de aquellos a quienes dicen representar", subrayó.

Por otro lado, aseguró que el país necesita un nuevo pacto, un acuerdo de conciliación nacional que rescate el uso de la política, la negociación y los acuerdos, además de advirtir que de conquistar la Presidencia de la República, demostrará "desde el mismo día 2" de julio, "con hechos concretos y con mensajes claros", que su gobierno hará un manejo "técnico, responsable, no ideológico" de la economía.

López Obrador adelantó que no prevé la conformación de un gabinete con la presencia de representantes de otros partidos. "El Ejecutivo no se comparte, ni ello debe ser necesario para negociar con las diversas fuerzas. El PRD es proclive a la búsqueda de coincidencias, pero el gobierno de Fox vivió de espaldas a la política", aseguró.

El candidato de la coalición Por el Bien de Todos, que agrupa a los tres principales partidos de izquierda, estableció que en México no pueden aplicarse los modelos implantados por algunos regímenes que se han multiplicado bajo esta filiación política en América Latina.

"Cada pueblo tiene su historia. No es lo mismo Brasil o Venezuela que México. Entre otras diferencias, tenemos 3.000 kilómetros de frontera con Estados Unidos, la nación más poderosa del mundo, donde además viven 20 millones de nuestros compatriotas. Nosotros seremos un gobierno prudente, respetuoso con todo el mundo", estableció.

López Obrador se pronunció sobre temas que han sido eje de lo que consideró calumnias en su contra "que no hieren, pero tiznan". Así, se manifestó en favor de respetar y fortalecer al Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) como órgano regulador de la transparencia en el país. Y llamó a resolver mediante el diálogo los conflictos de Oaxaca y de los mineros.

El candidato 'perredista' se pronunció en favor de que los obreros sean apoyados para determinar el rumbo de sus sindicatos. Y subrayó que no ha tenido tratos con la líder del sindicato de maestro, la 'priísta' Elba Esther Gordillo "ni con ningún otro líder que represente a organismos con fracturas internas", según declaró en una entrevista al diario 'El Universal', recogida por Europa Press.