10 de septiembre de 2006

México.- López Obrador retirará los campamentos de sus simpatizantes para permitir el desfile militar del próximo día 16

MÉXICO, 10 Sep. (EP/AP) -

Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática, afirmó el domingo que retirará por unas horas los campamentos que mantienen sus simpatizantes en las principales calles de la capital para permitir el desfile militar del 16 de septiembre.

"Les propongo que el 16 de septiembre iniciemos la convención nacional democrática a las tres de la tarde. ¿Por qué a esa hora? porque vamos a permitir que el Ejercito mexicano realice el desfile militar como lo tenía planeado la Secretaría de la Defensa", dijo López Obrador a sus simpatizantes en un discurso en el Zócalo de la capital.

"Hemos dicho que somos respetuosos de esa institución que es fundamental para la defensa de la soberanía nacional".

Sin embargo, reiteró su postura de festejar la independencia el 15 de septiembre en la misma plaza, la más importante del país, donde tradicionalmente el presidente de la República llega al Palacio Nacional a la medianoche para "dar el grito" y tocar la campana como hace 196 años lo hicieron los patriotas mexicanos.

López Obrador propuso la realización de un festival artístico durante el día y retirar la concentración a las dos de la mañana y volverse a instalar a las tres de la tarde del 16 de septiembre.

"Propongo que demos aquí el grito de Independencia desde el medio día con un festival artístico de primer orden. Así vamos a conmemorar esta fecha histórica que tiene mucho que ver con lo que hoy estamos defendiendo porque así fue la lucha de Miguel Hidalgo, no sólo por la Independencia sino por la justicia, porque no estaba de acuerdo con el sistema que imperaba".

Informó que la convención nacional democrática ya tiene registrados a medio millón de delegados y que en esta semana espera llegar al millón. Dijo que el 16 se tomará el rumbo definitivo del movimiento.

Dijo que su propuesta de un gobierno alterno también será un tema de discusión, pero de entrada lo ve como algo positivo.

"Sería un acto de experienca política contra su acción en contra de la voluntad popular, sería una respuesta al hampa de la política, en otras palabras sería un "estate quieto" para la derecha", afirmó.