9 de abril de 2008

México.- México propone un plan de reforma del sector energético

CIUDAD DE MÉXICO, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Tras meses de discusiones sobre el futuro de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), el Gobierno del presidente, Felipe Calderón, envió al Senado de la República una propuesta de reforma para el sector energético, en la que se propone fundamentalmente contratar empresas especializadas en la construcción y operación de refinerías y la creación de bonos ciudadanos exclusivos para los mexicanos.

También se planea dotar de autonomía financiera y de gestión a Pemex y darle mayores facultades de decisión sobre sus ingresos petroleros. En un mensaje a la nación, el Presidente de México aseguró que la iniciativa no busca privatizar a la paraestatal. "Quiero dejar muy en claro que el petróleo es y seguirá siendo exclusivamente de los mexicanos", expresó, según citó la BBC.

Calderón explicó además que la propuesta tiene como objetivo fortalecer a Pemex, asegurando en todo momento su carácter de empresas pública y de proteger la propiedad exclusiva sobre el petróleo.

INICIATIVA GUBERNAMENTAL

La propuesta del Gobierno federal no considera ningún cambio en la Constitución, la cual establece la rectoría del Estado sobre los recursos energéticos, y se enfoca sólo en cambios a las leyes secundarias del sector. Uno de los puntos más interesantes es la creación de bonos ciudadanos, que serían títulos de crédito que estarán disponibles para todos los mexicanos. Se estima que cada bono costará 10 pesos, poco menos de 1 euro.

En el punto sobre la contratación de empresas para que construyan y operen refinerías, el Gobierno propone precisar que los hidrocarburos así como los residuos que se obtengan de los procesos serán propiedad absoluta de Pemex. También se considera mejorar la administración de Pemex, transparentar la rendición de cuentas y de endurecer los castigos a los actos de corrupción en la paraestatal petrolera.

LUCHAS EN EL GOBIERNO

La entrada de la iniciativa al Congreso de la Unión está empañada por las acusaciones de intentos de privatización del sector petrolero que ha hecho Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial en el 2006. Minutos después de que la propuesta entrase al Senado, López Obrador llegó al lugar para reunirse con el grupo parlamentario del Frente Amplio Progresista, el cual está integrado por los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia.

Al salir de la reunión, el ex candidato aseguró que no se aceptará nada que signifique violar la Constitución, y las reformas a las leyes secundarias significan eso. El jueves, cuando empiece la discusión de esa iniciativa, iniciarán las acciones de resistencia pacífica, explicó.