1 de febrero de 2007

México.- Miles de personas se manifiestan en el Zócalo de la capital por la subida de precios en los productos básicos

CIUDAD DE MÉXICO, 1 Feb. (EP/AP) -

Miles de sindicalistas, campesinos y activistas se manifestaron este miércoles por calles del centro de la capital en protesta por el incremento de precios de productos básicos como la tortilla, en la primera movilización a la que se enfrenta el presidente Felipe Calderón.

En una declaración leída al término de la marcha, las organizaciones convocantes llamaron a construir un nuevo "pacto social" que permita garantizar el empleo y la alimentación, al tiempo de demandar al gobierno que haga del campo una prioridad, respalde un aumento salarial de emergencia y renegocie el capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá que establece la liberación de productos agrícolas para 2008.

"No se puede continuar sacrificando a generaciones de mexicanos y mexicanas", dijo desde la plancha del Zócalo de la capital la presentadora de televisión Verónica Velasco, designada para leer el comunicado.

"¡Sin maíz no hay país!", "Por una programa emergente de maíz", se leía en varias de las pancartas que los manifestantes alzaban durante su trayecto hacia el Zócalo.

Algunos portaban imágenes con la fotografía del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, autoproclamado "presidente legítimo" tras haber sido derrotado en los comicios del 2006 y quien aunque se sumó a la movilización fue impedido de encabezarla como pretendían algunos de sus partidarios.

"¡Viva la tortilla, muera el PAN!", se leía en otras en referencia a las siglas del Partido Acción Nacional, en el que milita Calderón, quien asumió el poder el 1 de diciembre con la promesa de promover la inversión para generar empleos y combatir la pobreza que afecta a casi la mitad de los cerca de 104 millones de mexicanos.

Los primeros días de enero, el precio de la tortilla de maíz aumentó de 38 a 70 céntimos de euro por kilo. Al aumento de la tortilla le siguió el del huevo y productores agropecuarios anunciaron que en caso de que no se contenga el precio del maíz, se incrementarán los precios de otros productos como la carne.

"Se nos dijo que iba a mejorar nuestra situación y no lo vemos, ahora hay que comprar menos y comer menos", comentó una ama de casa de 66 años del estado de Morelos, al sur de la capital, que aseguró que antes del incremento de la tortilla compraba alrededor de 1,5 kilos diarios y ahora sólo un kilogramo.

Las autoridades atribuyeron el incremento de la tortilla al aumento en la demanda del grano en el mercado internacional, sobre todo para la obtención de etanol; pero la oposición y grupos sociales han señalado que la verdadera razón es que empresas productoras de harina de maíz lo acapararon y provocaron una especulación con el precio.

Tras varios días de quejas de sectores, el gobierno, productores y distribuidores firmaron el 18 de enero un acuerdo para bajar el precio de la tortilla, que desde entonces se ha mantenido en un promedio de 8,50 pesos (unos 59 céntimos de euro), que incluye la autorización de importar libre de arancel un cupo de 750.000 toneladas.

Horas antes de la marcha, el gobernador del Banco de México Guillermo Ortiz rechazó la posibilidad de autorizar un aumento salarial de emergencia por considerar que provocaría un incremento de precios.

Las organizaciones sindicales y campesinas se protestaron por el reducido incremento al salario mínimo para 2007, que fue de 3,9% para quedar en 48,88 pesos diarios (unos 4,43 dólares).