8 de agosto de 2012

México.- El Movimiento progresista pide al TEPJF que analice las pruebas presentadas de forma exhaustiva

MÉXICO DF, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Representantes del Movimiento Progresista se han reunido este martes con el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Alejandro Luna Ramos, para solicitarle que el análisis de las pruebas presentadas por la coalición respecto a las presuntas irregularidades registradas en los comicios presidenciales se lleven a cabo de forma exhaustiva.

"Que de ninguna manera la sentencia sea elaborada sobre las rodillas; que se le dé entrada a nuevas pruebas, que sean analizadas a fondo", ha dicho el alto cargo del Movimiento Progresista Jesús Zambrano, según ha informado el diario mexicano 'La Jornada'.

En este sentido, ha agregado que la coalición "no se echará atrás en el ejercicio de sus derechos legales y constitucionales", motivo por el que ha solicitado a los sectores que han pedido que se acepten los resultados electorales que mejor exijan justicia.

Zambrano ha especificado que el objetivo es que tengan en cuenta las quejas relacionadas con las presuntas irregularidades "de lo que se ha identificado como lavado de dinero". "Desconocemos qué ha requerido la Unidad de Fiscalización del Instituto Federal Electoral (IFE) a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y no sabemos qué ha recibido el TEPJF", ha manifestado.

"La respuesta de Ramos es que (los magistrados de la Sala Superior del TEPJF) actuarán conforme a la Constitución, aplicando con amplitud los preceptos electorales, que no estaría orientado de manera predeterminada o parcial su sentencia", ha apostillado.

PRUEBAS

En su denuncia ante el Tribunal Electoral, el Movimiento Progresista --coalición que lidera Andrés Manuel López Obrador-- solicita impugnar los comicios al haberse presentado irregularidades graves como la compra de unos cinco millones de sufragios por parte del PRI.

"Tenemos las pruebas contundentes para que no quede ningún pretexto, para que no se pueda utilizar ninguna argucia legal para declarar válidas las elecciones", ha afirmado. Pero además el PRI, que gobernó durante siete décadas hasta el año 2000, creó "empresas fantasmas para financiar" la supuesta compra de sufragios. "De todo eso hay evidencias", ha aseverado el líder izquierdista en medio de aplausos.

López Obrador ha asegurado que "el cúmulo de irregularidades que se han documentado con el uso de tarjetas para manipular el voto" a favor de Peña Nieto "obligará al Poder Legislativo a elegir un presidente interino para luego convocar a elecciones nuevamente".

El dirigente de izquierda emprendió en el año 2006 acciones similares contra los resultados de los comicios en los que perdió por una diferencia de menos de un punto porcentual frente al actual presidente mexicano, Felipe Calderón. En esa ocasión, se autoproclamó jefe de Estado lo que perjudicó su imagen, que ya se había deteriorado por sus supuestos vínculos con el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

Esta vez, López Obrador ha dicho que enfrentará el "fraude" de manera muy diferente y ha pedido a sus simpatizantes que no den un mal ejemplo. "Nada de violencia, nada de provocación porque sólo recurren a la violencia aquellos que no tienen razón y nosotros sí la tenemos", ha insistido.

Peña Nieto resultó vencedor en las elecciones con el 38,21 por ciento, sumando más de 19,2 millones de votos, mientras que López Obrador obtuvo el 31,59 por ciento, unos 15,8 millones de sufragios, según datos del IFE.