9 de julio de 2006

México.- Una multitud arropa a López Obrador en México DF, donde reiteró dudas acerca de legalidad del proceso electoral

MÉXICO DF, 9 Jul. (EP/AP) -

Al menos 100.000 partidarios de Andrés Manuel López Obrador llenaron este sábado la plaza principal de la capital mexicana durante un discurso en el que el político reiteró sus dudas acerca de la legalidad del recuento de votos en las elecciones presidenciales celebradas el pasado domingo.

López Obrador dijo a la muchedumbre que presentará sus alegaciones este lunes ante el Tribunal Nacional Electoral y solicitará que cada uno de los más de 41 millones de votos sean recontados para dejar en evidencia el presunto fraude que proclama.

"Vamos a pedirles que limpien las elecciones. Vamos a pedirles que recuenten todos los votos, voto a voto", dijo un López Obrador muy aplaudido.

El candidato izquierdista afirmó que las elecciones presidenciales fueron "fraudulentas", por lo que recurrirá a la vía judicial y a las movilizaciones callejeras para que se reconozca el triunfo que dice haber logrado.

"Esto apenas comienza", advirtió el abanderado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien dijo que acata "las reglas de la democracia y sé ganar y sé perder, siempre y cuando se gane o se pierda en buena lid".

"Estamos, para que nos vayamos entendiendo, ante un caso típico de lo que ha sido la defraudación electoral de México. El PAN (partido Acción Nacional) aprendió pronto de las prácticas fraudulentas del PRI y las superó", afirmó este el aspirante en una reunión con corresponsales extranjeros en alusión al ex partido gobernante PRI.

En este sentido, aseguró que por ello presentará desde el domingo impugnaciones en los 300 distritos electorales contra elección de hace una semana, exigiendo que cuente otra vez cada voto. Además, reiteró la convocatoria a sus partidarios a una concentración en la explanada del Zócalo "para informarles de lo que sucedió y llevar a cabo una serie de acciones" en el país.

Por otro lado, manifestó su desacuerdo con las misiones internacionales de observación que respaldaban la transparencia de la elección y dijo no compartir sus puntos de vista "porque el proceso estuvo plagado de irregularidades".

Para López Obrador, "el organismo electoral se plegó por completo al gobierno y su partido... manipuló el sistema de computo electrónico del domingo por la noche y lo que fue una infamia, el del miércoles, que simula que están haciendo un acopio de datos de resultados distritales".