12 de julio de 2015

El narcotraficante Joaquín 'Chapo' Guzmán se fuga de la cárcel de Almoloya

MÉXICO DF, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El narcotraficante mexicano Joaquín 'El Chapo' Guzman se ha fugado este sábado por la noche de la cárcel de máxima seguridad de Altiplano I, en Almoloya, donde se encontraba preso, según han informado fuentes de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) al diario nacional 'El Universal'.

   El líder del cártel de Sinaloa y uno de los narcotraficantes más conocidos de la historia de México parece haberse fugado directamente desde su celda, que los guardias encontraron vacía tras perder de vista al narco con las cámaras de vigilancia.

   Según el informe preliminar, la fuga comenzó a las 20.52 cuando "Joaquín Guzmán Loera se aproximó al área de la regadera dentro de la estancia 20 del pasillo 2, donde habitualmente, además de su aseo personal, lavan sus enseres".

   "Al prolongarse la no visibilidad del interno, se ingresó a la celda, la cual se encontraba vacía, por lo que de inmediato se emitió la alerta correspondiente por la probable evasión del mencionado recluso", de acuerdo con la primera investigación.

   Las fuerzas de seguridad mexicanas han iniciado ya las operaciones de localización en la zona y en las carreteras de los estados cercanos, y ha suspendido las operaciones aéreas en el aeropuerto de Toluca, el más cercano.

   El 'Chapo' Guzmán, de 60 años de edad, llevaba en Altiplano I desde su arresto en febrero de 2014, más de veinte años después de su primera detención en 1993 en Guatemala, aunque en 2001 consiguió escaparse de la cárcel de máxima seguridad de Jalisco en la que cumplía condena.

   Durante años ha encabezado la lista de los diez delincuentes más buscados en Estados Unidos. El año pasado, las autoridades de Chicago le declararon enemigo público número uno de la ciudad, sucediendo así al mítico 'gangster' Al Capone.

   El Departamento del Tesoro ha dirigido varias sanciones contra 'El Chapo' y sus familiares, especialmente contra sus hijos y esposas, a quienes se cree que ha dejado la gestión de su inmensa fortuna, lo que se traduce en el bloqueo, decomiso y aseguramiento de sus bienes.

   La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) ofrece hasta cinco millones de dólares (3,7 millones de euros) por cualquier información que pueda conducir a la detención del narcotraficante mexicano.

Para leer más