21 de enero de 2011

México.- La ONU pide a México que investigue la desaparición de 40 inmigrantes, secuestrados a mediados de diciembre

Reclama que se haga todo lo posible para proteger los derechos de los inmigrantes

GINEBRA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, se ha mostrado este viernes "muy preocupada" por la suerte de un grupo de unos 40 inmigrantes que permanecen desaparecidos tras haber sido secuestrados en México a mediados de diciembre y ha pedido a las autoridades de este país que investiguen lo ocurrido.

"Los inmigrantes fueron secuestrados en circunstancias muy cuestionables hace un mes y desde entonces no ha habido rastro de ellos y los defensores de los Derechos Humanos que trabajan con otros miembros del mismo grupo han recibido amenazas reiteradas", ha denunciado en un comunicado.

De acuerdo con los datos de los que dispone la oficina de Pillay, el pasado 16 de diciembre un grupo de unos 250 inmigrantes centroamericanos que viajaban en un tren de mercancías en el estado de Oaxaca (sur) fueron detenidos en una operación conjunta de la Policía y las autoridades migratorias, que detuvieron a 92 de ellos.

De lo que ocurrió a continuación hay información confusa, pero, señala el comunicado, parece que unos 150 inmigrantes consiguieron volver al tren, gestionado por una empresa estatal, donde les pidieron más dinero y donde les amenazaron con "más problemas" al no estar conformes con el dinero que dieron a las personas que operaban el viaje.

Poco después, a bordo del tren subieron hombres armados que asaltaron y robaron a algunos de los inmigrantes y se llevaron a unos 40 de ellos, entre los que había al menos diez mujeres y un niño. Dos días después, algunos de los que consiguieron escapar a estos hechos llegaron a un albergue para inmigrantes en Ciudad Ixtepec.

El director del centro, el padre Alejandro Solalinde, informó a las autoridades y denunció el secuestro. Desde entonces ha recibido amenazas, según el comunicado de la ONU. El Ministerio del Interior está investigando lo sucedido y los inmigrantes testigos de los hechos han recibido visados humanitarios y han sido trasladados a la capital bajo protección.

"INVESTIGACIÓN EXHAUSTIVA"

Así las cosas, Pillay ha instado a las autoridades mexicanas a que lleven a cabo una "investigación exhaustiva y transparente de los supuestos malos tratos y abusos de inmigrantes por parte de la Policía Federal y el personal del Instituto Nacional de Inmigración, que llevaron a cabo la operación inicial conjunta".

Asimismo, quiere que se aclaren "las circunstancias en torno al subsiguiente secuestro de los inmigrantes, y las amenazas recibidas por el padre Solalinde y sus colegas". Según Pillay, las autoridades mexicanas deben determinar si algún funcionario estatal "fue "cómplice de la organización criminal que llevó a cabo los secuestros y la extorsión, tanto en este como en otros casos".

La Alta Comisionada ha recordado que el Gobierno mexicano, en virtud de sus obligaciones internacionales, "debe hacer todos los esfuerzos posibles para proteger la vida e integridad de los inmigrantes, en particular las mujeres y los niños". Igualmente debe adoptar "las medidas necesarias para garantizar que todos los funcionarios que trabajan con inmigrantes respetan plenamente sus derechos" y para proteger a las personas que defienden a los inmigrantes e investigan estos casos.

Pillay ha reconocido que el Gobierno de Felipe Calderón se enfrenta a un "tremendo reto" por la presencia de "bandas del crimen organizado excepcionalmente violentas y bien armadas" en el país pero, insiste, "la protección de los inmigrantes y las personas valientes y comprometidas que trabajan por ellos no debería omitirse en este proceso".