27 de febrero de 2006

México.- El Papa envía sus condolencias a los familiares de los 65 mineros fallecidos en Coahuila

MEXICO DF, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa Benedicto XVI envió ayer, a través de secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Angelo Sodano, sus condolencias a los familiares de los 65 mineros que han sido declarados muertos en la mina 'Pasta de Conchos', cinco días después del colapso de este yacimiento de carbón situado en el municipio de San Juan de Sabinas, en el estado de Coahuila.

En el telegrama enviado al obispo de Piedras Negras, monseñor Alonso Gerardo Garza Treviño, el Papa pidió que transmitiera a las familias de los afectados su cercanía espiritual en estos momentos en que sufren por la suerte de sus seres queridos, a la vez que imparte de corazón la confortadora bendición apostólica, como signo de su paterna solicitud hacia el querido pueblo de San Juan de Sabinas.

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, José Guadalupe Martín Rábago, exhortó a las autoridades del país a revisar las condiciones de seguridad en que operan las minas del país, para evitar otra tragedia como la ocurrida en Pasta de Conchos, según declaró desde la ciudad de León, en el estado de Guanajuato, según informa el diario local 'El Universal'.

"Es el caso de no solamente lamentar una tragedia de estas dimensiones sino también de revisar la forma de cómo tradicionalmente se trabaja en estos lugares tan riesgosos como suelen ser las minas, para que no tengamos que lamentar otra vez otra tragedia, igual o peor", afirmó Martín Rábago, quien recordó que no es el único caso que se ha presentado en México.

"No es la única vez que se da este tipo de fenómenos en el país, ya se han dado en diferentes ocasiones hay que ver por qué, hay accidentes que pueden remediarse cuando se prevé, hay que verlo y hay que intentarlo con toda sinceridad, una vida humana no tiene costo, no tiene precio", sentenció.

Los equipos de rescate que buscaban a los 65 mineros atrapados desde el domingo pasado en la mina suspendieron este fin de semana sus esfuerzos debido a la gran cantidad de gases peligrosos que se estaban registrando en la zona, noticia que hizo enfurecer a los familiares y amigos de los trabajadores a la entrada de la mina, que gritaron "¡Nos están abandonando!".

Horas después, el ministro de Trabajo, Francisco Javier Salazar Sáenz, el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, y el presidente de la empresa minera, Francisco Javier García de Quevedo, declararon oficialmente muertos a los 65 mineros en una rueda de prensa en la que dieron a conocer los pormenores de la tragedia que comenzó el 19 de febrero con la explosión en la mina.

Por su parte, el presidente de la República, Vicente Fox, se comprometió a investigar tanto las causas del accidente como las condiciones de trabajo en las que estaban trabajando. "Este es un compromiso, de que la investigación va a continuar a fondo hasta aclarar los hechos. "Estaremos atentos de que la empresa cumpla con sus obligaciones con los mineros fallecidos", añadió.