11 de diciembre de 2012

México.- Peña Nieto espera que el Congreso apruebe en 2013 las reformas estructurales "indispensables" para el país

MÉXICO DF, 11 Dic. (Reuters/EP) -

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha dicho que espera que el Congreso apruebe en 2013 las reformas estructurales, incluidas una fiscal y otra energética, que considera "indispensables" para el desarrollo del país.

Peña Nieto, que accedió al cargo el 1 de diciembre, confía en que el llamado 'Pacto por México' --firmado por los principales partidos políticos al día siguiente de que el mandatario asumiese el poder para facilitar las reformas en el Gobierno-- siente las bases para alcanzar los consensos y sus metas.

"Advierto (...) el año entrante como un horizonte para que todo tenga lugar desde el inicio, la presentación de la iniciativa, los consensos necesarios para darle respaldo y lograr que prosperen y tengan en su momento la aprobación debida", afirmó este lunes en una entrevista para la agencia de noticias Reuters.

En concreto, el gobernante se refirió a las reformas energética, fiscal y la del sistema de seguridad social universal para las que espera obtener el respaldo de su partido, el Partido Revolucionario Institucional (PRI). A su vez, Peña Nieto se ha negado a aplicar el IVA a alimentos y medicinas y defiende la propiedad y explotación estatal de los hidrocarburos.

Por el momento, el jefe del Estado ha rechazado hacer comentarios sobre su reforma fiscal. No quiero hablar de lo que será "una reforma integral porque es dar espacio a la especulación", declaró.

El presidente mexicano recalcó durante la entrevista que su propósito era conseguir una reforma constitucional para poder llevar a cabo una reforma energética y darle así un marco jurídico sólido a la inversión privada que necesita el sector.

"Creo que es a través de una reforma constitucional como se posibilita realmente la generación de una mayor certidumbre política sobre la oportunidad de que México tenga una mayor inversión privada para el desarrollo de su infraestructura energética", manifestó.

Sin embargo, Peña Nieto aclaró que esto "no significa privatizar a Pemex --empresa estatal Petróleos Mexicanos-- ni sustituir o restar al Estado su autoridad sobre la explotación de los hidrocarburos" y lo que ha propuesto son "asociaciones estratégicas" con el sector privado, "para desarrollar más infraestructura" y "generar mayor explotación de campos".