1 de octubre de 2015

Polémica en México por la nominación de un hombre cercano al ex alcalde de Iguala para jefe de Policía

MÉXICO DF, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Crisóforo Tinoco Bahena, hombre cercano al ex alcalde de Iguala José Luis Abarca, se ha convertido en el protagonista de una nueva polémica en México en torno al caso de los 43 'normalistas' al ser nominado para ocupar la Jefatura de Policía de dicho municipio.

   El nuevo alcalde de Iguala, Esteban Albarrán, miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), decidió incluir a Tinoco Bahena en una lista con 40 candidatos a convertirse en el nuevo jefe de la Policía municipal.

   Esta decisión --que se conoció a pocas horas de que tuviera que realizarse la designación oficial-- provocó una ola de indignación entre los mexicanos por los presuntos vínculos de Tinoco Bahena con Abarca y Guerreros Unidos.

   Según un expediente judicial al que ha tenido acceso el diario mexicano 'Milenio', Tinoco Bahena ejerció como brazo ejecutor de Abarca y Guerreros Unidos en el asesinato de tres miembros del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 2013.

   Además, Ernesto Pineda, un 'perredista' cercano a Arturo Hernández Cardona --una de las tres víctimas--, declaró el año pasado que Tinoco Bahena, entonces director de la Policía Preventiva de Iguala, y Abarca "fabricaron" un delito de secuestro en su contra por denunciar la existencia de un laboratorio de droga.

   Así, la posibilidad de que Tinoco Bahena llegara a liderar la Policía municipal ha generado un fuerte rechazo en la sociedad mexicana, ya que Abarca y Guerreros Unidos son los responsables --según la versión oficial-- de la desaparición de los 43 'normalistas' en Iguala.

MARCHA ATRÁS

   El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, ha aclarado este jueves que finalmente Tinoco Bahena --aunque iba en la lista-- no será jefe de las fuerzas locales y que el cargo ya ha sido ocupado por Carlos Uri Arcos, vinculado al primer año de Gobierno de Abarca.

   En una entrevista con 'Milenio', Astudillo ha revelado que Albarrán le llamó el miércoles por la noche para informarle de que la nominación de Tinoco Bahema quedaba "sin efecto". "Ha decidido rectificar", ha aplaudido.

   "Tinoco Bahena no está al frente de Seguridad Pública, de hecho, ayer a las 00.00 horas yo ratifiqué a quien era el secretario de Seguridad Pública por parte del Gobierno del estado, a Carlos Uri Arcos", ha apostillado.

   A pesar de ello, Astudillo ha restado importancia a la polémica, subrayando que Tinoco Bahena pasó los controles de confianza a los que se sometieron todos los agentes de Iguala después de la desaparición de los estudiantes de magisterio.

CASO IGUALA

   Los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre de 2014 para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza estudiantil, la de Tlatelolco.

   Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.

   Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

   Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a Guerreros Unidos.

   A partir de ese momento se pierde el rastro de los 43 'normalistas'. Queda ahora el análisis de las cenizas, ya que el de los cadáveres de la treintena de fosas comunes halladas en Iguala y municipios cercanos ha revelado que no son los jóvenes.