9 de enero de 2007

México.- La Policía de Tijuana denuncia haber recibido varias amenazas de muerte a través de sus radios

TIJUANA (MÉXICO), 9 Ene. (EP/AP) -

La policía de Tijuana, ciudad fronteriza con Estados Unidos, ha recibido una serie de amenazas de muerte en sus radios desde que los soldados del Ejército del país fueron enviados a restaurar el orden les confiscaron sus armas, según dijeron las autoridades este lunes.

El presidente Felipe Calderón envió 3.300 soldados y policías federales a Tijuana la semana pasada, para combatir a las pandillas de narcotraficantes. Los soldados entraron en las comisarías de policía y se llevaron sus armas el jueves, en medio de las sospechas de que una red de policías corruptos apoya a los contrabandistas de drogas a Estados Unidos.

Los soldados todavía no han comunicado cuándo les devolverán sus armas.

El secretario de seguridad pública de Tijuana, Luis Javier Algorri, afirmó que la policía de la ciudad ha recibido en sus propias radios una serie de amenazas de muerte y culpó a los grupos de narcotraficantes por ellas.

La policía de Tijuana dejó de realizar patrullajes en el momento en el que les quitaron las armas, diciendo que era demasiado peligroso. El año pasado, 13 policías de la ciudad resultaron muertos a tiros.

Sin embargo, la mayor parte de los policías regresaron a trabajar sin sus armas durante el fin de semana. En algunos de los casos, han estado acompañados por efectivos de la policía del estado, que sí que llevan armamento. En otros, patrullan en contingentes más grandes de lo normal. Incluso fue visto un policía armado con una tirachinas, que según dijo, era para su protección.

La movilización, denominada "Operación Tijuana", es la segunda gran acción militar del gobierno de Calderón en contra de las pandillas del narcotráfico desde que asumió el cargo el 1 de diciembre, con la promesa de combatir al crimen organizado.