15 de noviembre de 2006

México.- El PRD insiste en que impedirán "a toda costa" la toma de posesión de Calderón sin importar el coste político

CIUDAD DE MÉXICO, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Dirección del Partido de la Revolución Democrática (PRD) dejó claro que, sin importar el coste político, sus legisladores impedirán a toda costa la toma de posesión de Felipe Calderón, el próximo 1 de diciembre como presidente de México.

"Esto no está a negociación. No habrá canje", señaló Guadalupe Acosta, secretario general del PRD, quien detalló que los responsables de las acciones en el Palacio Legislativo serán sus coordinadores parlamentarios Javier González Garza y Carlos Navarrete.

Tras reconocer que después de las elecciones presidenciales el PRD ha experimentado un descenso en las preferencias ciudadanas, Acosta recalcó en rueda de prensa que si los 'perredistas' aplauden y avalan la toma de posesión el coste político será mucho mayor, según informa el diario local 'El Universal'.

Por ello, subrayó que, sin importar la asistencia o no del presidente Vicente Fox al acto, los 127 diputados y 26 senadores de su partido impedirán, "por la vía pacífica y sin violencia", que Calderón asuma el encargo, pues de permitirlo habría un coste político mayor para su movimiento político.

LÓPEZ OBRADOR, "PRESIDENTE LEGÍTIMO"

Acosta rechazó que, en respuesta a las posiciones 'perredistas', eventualmente grupos favorables al Partido de Acción Nacional (PAN) pudieran "reventar" la ceremonia del próximo 20 de noviembre en que Andrés Manuel López Obrador se declare como "presidente legítimo".

"No creo --subrayó-- que vaya a haber ningún incidente violento el 20 de noviembre, la mayor garantía es que estén presentes cientos de miles de gente y eso impedirá cualquier acto de violencia y mucho menos creo que pueda venir de alguna fuerza policiaca", consideró.

Sobre la participación del Gobierno del Distrito Federal en el operativo de seguridad del 1 de diciembre, Acosta confió en que las fuerzas policiales federales y capitalinas no actúen contra los ciudadanos, y aseguró que el PRD actuará con "responsabilidad" para evitar enfrentamientos.

"Sería inadmisible no hacer nada, quedarnos sin hacer nada, eso podría ser interpretado, seguramente lo sería por nuestros adversarios, como la posibilidad de que se hubieran vendido, que los hubieran comprado, que hubieran transado, hubieran negociado a los legisladores", concluyó.