17 de octubre de 2006

México.- El PRD, de López Obrador, anuncia la impugnación de los resultados electorales de Tabasco

VILLAHERMOSA, 17 Oct. (EP/AP) -

El partido del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador advirtió que impugnará los resultados de las elecciones de gobernador del estado suroriental de Tabasco, pese a que las autoridades consideraron que la votación se realizó sin irregularidades.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), el principal de izquierda en el país, señaló ayer que una serie de actos indebidos por parte de sus rivales le privaron de la victoria en los comicios del pasado domingo. Las quejas se asemejaron a las emitidas por el PRD en julio, tras perder las elecciones presidenciales del país.

López Obrador, natural de Tabasco, no fue candidato en los comicios del pasado domingo, pero muchos analistas consideraron el proceso electoral una prueba crucial para él y el PRD, que encabezaron una serie de protestas, incluido el bloqueo de una de las principales avenidas de la capital mexicana, tras señalar que hubo un fraude en las elecciones de julio.

Dirigentes del PRD dijeron que apelarían los resultados de las elecciones estatales, cuyo conteo preliminar dio una amplia ventaja de 10 puntos a Andrés Rafael Granier, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó el país durante 71 años, hasta el 2000. El candidato del PRD, César Raúl Ojeda, había recibido un apoyo decidido de López Obrador, quien acudió a varios de sus actos proselitistas.

El resultado no es definitivo, de acuerdo con las leyes mexicanas. Mañana habrá un recuento final, pero no parece que los resultados los resultados cambien significativamente.

La noche del lunes, las autoridades electorales señalaron que no hubo irregularidades o delitos electorales graves durante los comicios del domingo. Sin embargo, informaron de la apertura de dos investigaciones preliminares, sin aclarar el motivo.

Ojeda dijo ayer que entregará a los tribunales electorales evidencias de que su rival compró votos, excedió los límites de gasto durante la campaña y empleó a grupos que se dedicaron a amenazar a los votantes.

De ser probados los cargos, podrían llevar a la anulación de los comicios. Ojeda afirma también que las fuerzas policiales del estado, gobernado por el PRI, detuvieron y torturaron a algunos simpatizantes del PRD.

"México tiene un retroceso democrático que empezó en julio y está avanzando en forma de cascada", dijo Ojeda. "Nuestra sociedad no puede tener un precedente que puedan usar la tortura como una arma política".

El candidato dijo que los simpatizantes del PRD decidirán si desean marchar para protestar contra el presunto fraude electoral, en forma similar a la observada en la capital.

La líder estatal del PRI, Georgina Trujillo, desestimó las acusaciones del PRD. "La queja es su deporte favorito. No tiene sustento legal", dijo.