20 de julio de 2012

México.- El PRI reconoce que compró tarjetas prepago pero aclara que las utilizó para pagar a su personal

MÉXICO DF, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), ganador de los últimos comicios presidenciales en México, ha reconocido que compró más de 7.800 tarjetas prepago, pero ha aclarado que no las utilizó para comprar el voto de los electores, sino para pagar al personal acreditado en las mesas de votación.

El PRI ha revelado algunos extractos de los documentos entregados el jueves a la Procuraduría General de la República en respuesta a la denuncia interpuesta por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el gobernante Partido Acción Nacional (PAN), que acusaron a esa organización de utilizar dinero blanqueado para financiar la campaña de su candidato, Enrique Peña Nieto.

Uno de los documentos señala que el pasado 1 de marzo el PRI suscribió un contrato con la empresa Alkino Servicios y Calidad "a través del cual se obligó a prestar servicios de desarrollo, diseño e implementación de solución y negocios, basados en mecanismos de disponibilidad inmediata, de recursos monetarios, consistentes en la entrega de tarjetas de prepago con recursos disponibles para ser utilizados por personas autorizadas por el partido".

El PRI precisa que adquirieron un total de 7.851 tarjetas prepago, valoradas en 66,3 millones de pesos (4,1 millones de euros), "para cubrir gastos que, conforme con la normativa aplicable, son considerados ordinarios y no de campaña".

Según explica el PRI, hasta la fecha sólo han pagado 4,24 millones de pesos (unos 263.100 euros) a la empresa Alkino y la cantidad restante la abonarán en los próximos meses con los intereses correspondientes.

"Para cumplir con metas y objetivos relacionados con sus tareas ordinarias, el PRI recurrió a un sistema práctico de contratación de personal, acompañado de un método eficiente y eficaz de pago", ha destacado en los documentos divulgados por la prensa local.

Así, desmiente que la negociación se haya hecho con Banco Monex, tal y como afirma Andrés Manuel López Obrador, candidato del PRD en los comicios del pasado 1 de julio, quien denuncia la adquisición de tarjetas prepago --de comida y telefonía móvil-- por parte del PRI para comprar el voto de miles de personas.

El presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, ha exigido a la Procuraduría General "que realice una pronta y exhaustiva investigación y que llegue a las últimas consecuencias" y que, una vez comprobada "la falsa imputación", se proceda a castigar "a quienes irresponsablemente han hecho de la mentira un instrumento de propaganda política".