2 de diciembre de 2012

Una protesta contra la investidura de Peña Nieto se salda con 65 detenidos y cuantiosos daños en México DF

MÉXICO DF, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía mexicana ha detenido este sábado a 65 personas por los graves enfrentamientos en los que ha derivado una protesta contra la investidura del 'priísta' Enrique Peña Nieto como presidente de México en la capital. Los disturbios han causado cuantiosos destrozos en el centro histórico de México DF.

En una comparecencia ante la prensa, el jefe del gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, ha precisado que a los 65 detenidos hasta el momento se les imputa delitos por daños en el mobiliario público y desórdenes públicos.

Hasta ocho personas han resultado heridas, cuatro de ellas policías con pronóstico grave, tras los fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad mexicanas.

"Nunca habíamos tenido una provocación de este tamaño, esto no tiene que ver con una protesta política aceptable, condenamos todos los actos de barbarie", ha deplorado Ebrard.

DISTURBIOS

Los asistentes a la protesta han procedido a lanzar cócteles molotov y han rociado con gasolina a varios policías. Ebrard, además, ha confirmado el hallazgo de una granada de fragmentación.

El procurador de México DF, Jesús Rodríguez, ha declarado que los detenidos podrían enfrentarse a penas máximas de cárcel de entre 5 y 30 años, llegándose a duplicar en caso de que se certifique que los disturbios fueron organizados, de acuerdo con el fiscal capitalino.

Aunque la situación se encuentra bajo el control de las fuerzas de seguridad, Ebrard no ha descartado que la violencia rebrote durante el transcurso de la madrugada del domingo.

Las autoridades examinarán las grabaciones de las cámaras instaladas en la zona centro de México DF y ha adelantado que se realizarán más detenciones por los disturbios.

MÚLTIPLES DESTROZOS

Precisamente, en el centro histórico de la capital se han concentrado los enfrentamientos más violentos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, según han informado medios locales.

Decenas de comercios y locales han quedado destruidos en esta área, máxime en las avenidas más emblemáticas de México DF, donde se encuentra el Palacio de Bellas Artes y la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Turbas de jóvenes han blandido palos y piedras a la hora de asaltar sucursales bancarias, hoteles y restaurantes ubicados en el centro histórico, uno de los principales reclamos turísticos de la capital mexicana.