2 de junio de 2011

México.- Varias ONG denuncian la "impunidad" de las fuerzas de seguridad y la inexistencia de un estado de Derecho

Denuncian el uso de la guerra contra el narcotráfico como "cortina de humo" ante las violaciones de las fuerzas del orden

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Varias ONG han denunciado este jueves en Madrid la "impunidad" de las fuerzas de seguridad mexicanas y la inexistencia de un verdadero estado de Derecho en México ante las violaciones y asesinatos perpetrados por las fuerzas del orden contra las poblaciones indígenas y contra aquellos ciudadanos que están en medio de la guerra entre los narcotraficantes y el Estado.

Tres asociaciones mexicanas que han denunciado las actuaciones de las autoridades de México y de los cárteles de la droga han pedido en la sede del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) que la comunidad internacional presione a las autoridades de su país para que frene las continuas violaciones de Derechos Humanos perpetradas por sus fuerzas de seguridad.

Valentina Rosendo Cantú fue violada en 2002, cuando solo tenía 17 años, por un grupo de militares que luchaba contra el narcotráfico en el estado de Guerrero, en el suroeste de México. "Destruyeron mi origen como mujer, como esposa y como hija", declaró.

Tras intentar denunciar el caso y recibir varias negativas de las autoridades mexicanas, en 2010 consiguió que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenase al Estado de México por violar la integridad personal, la dignidad y las garantías de acceso a la justicia en el caso de Rosendo, e instó al poder judicial mexicano a investigar dicho caso.

"El Estado mexicano me niega la oportunidad de castigar a los militares", denunció Rosendo ante la inmovilidad de las autoridades de su país tras dicha sentencia. Esta víctima aseguró que las autoridades de su estado amenazaron con atacar a su comunidad indígena si seguía adelante con la denuncia.

"A mí no me interesa el dinero, quiero que se castigue a los militares y que el Gobierno me pida perdón", añadió Rosendo. Esta activista recibió en 2010 el Premio Derechos Humanos del CGAE por su intento por dar a conocer la situación a la que se enfrentan muchas personas en México por los abusos de las fuerzas de seguridad.

La coordinadora general del Centro de Derechos Humanos 'Bartolomé Carrasco Briseño', Minerva Nora Martínez Lázaro, explicó que su labor es dar a conocer a la comunidad internacional los abusos que existen en México por parte de las autoridades.

"Existe una situación de impunidad del Estado mexicano y de incumplimiento de las sentencias de la Corte Interamericana sobre las terribles violaciones contra los Derechos Humanos", explicó.

Gabriela Morales Gracia, de la asociación Frontera Norte de México, señaló que "la violencia sexual está presente en todo el país y el control militar solo sirve de forma de control y de violencia". Morales explicó que es muy difícil documentar todas las violaciones contra los Derechos Humanos ante la "permisividad" de la sociedad gracias a una "cultura muy machista".

La activista recordó que en México "no todo es narcotráfico o crimen organizado, que puede servir de cortina de humo ante el agravamiento de las violaciones". Morales calcula que solo el 10 por ciento de las mujeres que sufren violencia sexual se atreven a denunciar ya que "al día siguiente pueden aparecer muertas".

LUCHA ENTRE BANDOS

Además, Morales denunció el gran poder de la Policía federal en Ciudad Juárez y de los militares en otras zonas de la frontera con Estados Unidos en las que es imposible denunciar las amenazas y los abusos de las fuerzas de seguridad y las declaraciones de los dirigentes del país que señalan a la población del norte de México como "tontos útiles" de los cárteles de la droga en vez de reconocerles como víctimas.

Morales indicó que las autoridades en muchos casos se niegan a investigar las violaciones de los militares aludiendo a una "guerra que la sociedad no asume" y a la "falta de recursos", ya que todo se destina a luchar contra los narcotraficantes.