5 de diciembre de 2006

México.-Varios sectores de izquierda de Oaxaca amenazan con tomar de nuevo las calles tras la detención de un dirigente

MÉXICO DF, 5 Dic. (EP/AP) -

Algunos miembros de izquierda amenazaron hoy con tomar de nuevo las calles del estado sureño de Oaxaca si las autoridades estatales no dejan en libertad a un dirigente que se encuentra detenido.

Flavio Sosa se convirtió en símbolo de los disturbios, los bloqueos y las protestas que se produjeron en Oaxaca en los últimos seis meses y fue detenido por las autoridades este lunes por la noche después de finalizar una rueda de prensa en Ciudad de México.

Sosa dijo que se había trasladado a la capital para negociar con el Gobierno una solución al conflicto de Oaxaca. La policía confirmó la detención pero no dio detalles sobre las circunstancias. Sin embargo, una agencia local informó que el arresto fue a raíz de cargos de secuestro, daños a la propiedad pública y obstrucción de vías que pesan sobre Sosa.

El arresto refleja la actitud más dura del nuevo presidente Felipe Calderón, quien prometió acabar con los focos de violencia en el país. Oaxaca soportó seis meses de protestas en los que distintos sectores de la población pidieron la renuncia del gobernador Ulises Ruiz, en las que murieron al menos nueve personas.

El conflicto estalló a finales de mayo, cuando los maestros se declararon en huelga para pedir un aumento de salarios. La huelga se convirtió en un una serie de movilizaciones, mucho mayores, que incluyó a los grupos indígenas, campesinos y sectores izquierdistas que aseguran que Ruiz ganó las elecciones con fraude y reprimió a sus opositores.

A finales de octubre el presidente Vicente Fox envió soldados para sofocar las protestas. En los últimos días se vivieron jornadas pacíficas, pero un portavoz de los manifestantes, Florentino López señaló el lunes que el movimiento podría volver a salir a las calles el próximo fin de semana para pedir la libertar de Sosa.

El líder estatal del Partido de la Revolución Democrática en Oaxaca, Tomás Basaldu, que considera que Calderón le robó la elección presidencial a su candidato Andrés Manuel López Obrador, dijo que se reuniría con los promotores de las manifestaciones. "Tomaremos medidas en los próximos días", afirmó. Sosa fue arrestado junto con su hermano Horacio.

Los fiscales dicen que el dirigente promovió la violencia y la destrucción de propiedad pública y estatal durante las protestas.

Sosa, uno de los miembros del consejo directivo a quien la policía describe como "principal líder", fue trasladado a una prisión de máxima seguridad al oeste de Ciudad de México. Horas antes de su detención Sosa dijo que se marchaba de Oaxaca para escapar de la "persecución feroz" de la policía y del Gobernador.

Los disidentes aseguran asimismo que algunos de los detenidos fueron maltratados y que hay 70 integrantes de ese movimiento desaparecidos.

Aunque la calma volvió a esta ciudad colonial turística, los ánimos todavía están caldeados y Sosa dijo el lunes que se podría producir un conflicto armado.