18 de enero de 2006

México/Vaticano.- Alí Agca rodará en México escenas del film en el que se interpreta a sí mismo, según una revista

El semanario italiano 'Gente' señala que las productoras de Hollywood le pagarían un total de 8 millones de dólares

CIUDAD DE MEXICO, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El hombre que en 1981 intentó matar a Juan Pablo II, el turco Mehmet Alí Agca, podría interpretarse a sí mismo en un largometraje que comenzará a rodarse en breve y que contará con algunas escenas en México, informó la revista italiana 'Gente' y recogen los medios mexicanos.

El semanario aseguraba ayer que Agca, que fue liberado la pasada semana de la prisión turca donde estaba preso, viajará próximamente a México para interpretarse a sí mismo en un filme por el que las productoras de Hollywood le pagarían un total de 8 millones de dólares.

"El ex terrorista estaría a punto de partir a México, donde podrían ser rodadas algunas escenas para salvaguardar la producción del filme de la crítica de parte de la opinión pública estadunidense", señaló la publicación. "Por esto ha rechazado una entrevista exclusiva televisiva por la que se hubiera embolsado 600.000 dólares", añadió la información.

Según 'Gente', Agca debe "acatar desde ahora algunas reglas como evitar nuevos problemas con la justicia y revelar ante las cámaras sus misterios. Esto incluye los preparativos del atentado del 13 de mayo de 1981 contra Juan Pablo II".

De acuerdo con la publicación, el abogado del turco, Mustafá Demirbag, ya habría cobrado un anticipo de 500.000 dólares, señaló hoy el diario 'El Universal', quien trato infructuosamente de corroborar en Los Ángeles, con las principales compañías cinematográficas independientes, la veracidad de esta información.

EL SECRETO DE AGCA

En cualquier caso, Agca estaría vendiendo a cambio de 8 millones de dólares la información sobre quién le encargó atentar contra Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981, según aseguró ayer el Primer Canal de la televisión rusa.

En una supuesta carta que habría enviado a los principales medios de comunicación, Agca explicaba que los 8 millones de dólares le servirían como compensación por los años pasados en la cárcel tras el atentado contra el anterior pontífice.

Si la película sale finalmente a la luz, desvelaría quién estaría detrás del atentado contra Karol Wojtyla. En su momento se mencionó a los servicios de inteligencia de Bulgaria e incluso se habló de la KGB soviética. Tras recuperarse del atentado, Juan Pablo II visitó a Agca en su celda de la cárcel de Roma y lo perdonó. En el año 2000 fue extraditado a Turquía para cumplir otras condenas por el asesinato de un periodista turco, en 1979, y por robos.