1 de marzo de 2016

Ministro de Cultura de Argentina: "Ha llegado el momento de hacer las cosas de otra manera"

Ministro de Cultura de Argentina: "Ha llegado el momento de hacer las cosas de otra manera"
TWITTER

   MADRID, 1 Mar. (Notimérica) -

   Argentina afronta desde el pasado mes de octubre una nueva etapa. Doce años de kirchnerismo capitaneado en su recta final por Cristina Fernández vieron su fin cuando Mauricio Macri se impuso como nuevo presidente de la nación. Con varios retos por delante, entre los que destacan los aspectos económicos, la cultura ocupa un lugar importante dentro de las propuestas de Gobierno.

   Con motivo de la celebración en Madrid de ARCO, la feria de arte contemporáneo en la que se ha anunciado que Argentina será el país 'Invitado de Honor' de la próxima edición, el nuevo ministro de Cultura, Pablo Avelluto, ha concedido una entrevista a Notimérica para explicar cuáles serán sus próximas actuaciones en un país que atraviesa grandes dificultades y en el que falta mucho por hacer en materia cultural, fundamentalmente en las zonas rurales.

   Argentina está experimentando un fenómeno de cambio, no solo en la política, sino en todos sus ámbitos. Además, la Nación cumple 200 años como país independiente y "ha llegado el momento de dejar de pensar qué hemos hecho para estar como estamos y preguntarnos qué se puede hacer para estar de otra manera", comienza el ministro.

   ¿Qué es eso que se puede hacer para estar de otra manera?

   Desde el campo cultural hay que promover las manifestaciones contemporáneas. Lo principal es generar un encuentro con lo que está ocurriendo ahora y trabajar mucho para que esto se potencie y para que esto sea el principio de algo y no el escalón hacia la decadencia.

   Es cierto que a veces hay un pensamiento melancólico, pero es lógico a la vez ¿no? La metáfora de un país que fue rico y se encuentra ahora en la búsqueda de la responsabilidad última... Es necesario mirar hacia el futuro.

   Como máximo responsable del Ministerio de Cultura, ¿qué tipo de políticas plantea en aspectos como el IVA cultural?

   En Argentina en la mayor parte de las manifestaciones culturales hay un cero por ciento de IVA. Es decir, el público está exento de IVA cuando compra un libro, o cuando va al cine o al teatro.

   ¿Y su compromiso es mantenerlo a cero?

   Por supuesto, no nos planteamos eliminar esta exención.

   La realidad es que existe una gran desigualdad cultural en las diferentes regiones del país. ¿Existen o están trabajando en medidas para impulsar el desarrollo cultural en las zonas rurales?

   Coincido en que Argentina tiene un problema estructural en este ámbito, ya que gran parte de la expresión cultural está ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, donde se encuentran la mayoría de los museos. Por eso, no sólo habría que promover el consumo cultural, sino también la producción cultural.

   En muchos lugares del país la cultura está lejos, geográfica y socioculturalmente, y por eso debemos acercarla. En este sentido, un mecanismo que en la sociedad de hoy en día creo que ayuda mucho son las nuevas tecnologías. Muchas veces, mover una exposición resulta difícil, pero mover la información digital es mucho más fácil. De hecho, en los últimos años se ha incrementado visiblemente el número de personas con teléfonos móviles y acceso a Internet, que ya tiene una incidencia enorme en la sociedad argentina.

   En el fútbol, que también forma parte de la cultura argentina, el país tiene algún aspecto que necesita limar, como la violencia en este deporte. ¿Se está trabajando en algún plan para combatirla?

   No es un área específica que estemos trabajando desde el Ministerio de Cultura, pero el Gobierno sí que está elaborando programas destinados a combatir la violencia en el fútbol, que es un problema desde hace muchos años.

   Hay casos de países, como Reino Unido o Italia, que han logrado resolverlo. En Argentina, esta mejora puede venir de la mano de la política, ya que el deseo de los ciudadanos de cambiar de Gobierno puede reflejar a su vez un cambio en la sociedad. Por ello, si los sentidos culturales se modifican, hay determinadas normas que en un contexto social, cuando cambia la sociedad, cambian ellas también. Este podría ser el caso de la violencia en el fútbol, donde también influirán las medidas del Gobierno.

   Usted es uno de los primeros ministros que visitan España en representación del Gobierno de Argentina. ¿Cómo van estos primeros meses de Gobierno? ¿Hasta qué punto está bien o mal visto la forma de gobernar de Macri, quien ha adoptado varias medidas mediante decretos y ha llevado a cabo 8.000 despidos en el sector público?

   En términos de desarrollo y de las medidas que el Gobierno tomó, todo se ha hecho a través de herramientas constitucionales, otra cosa es que gusten más o menos.

   Sobre los despidos en el ámbito de la administración pública, eran puestos que estaban de más. Estamos hablando de un Estado que tiene cientos de miles de empleados estatales. Aún así, es cierto que la medida ha provocado una huelga de uno de los principales sindicatos de la administración pública y lo respeto, ya que el derecho a huelga está garantizado.

   Sin embargo, yo creo que se están haciendo las cosas muy bien. No debemos olvidar que Macri tiene un gran desafío, lo tremendo de la herencia del Gobierno anterior, problemas de inflación altísima, de financiación internacional, del tipo de cambio... Aún así, se está trabajando para superarlo.

   Argentina empieza a funcionar como un país previsible, donde las reglas se cumplen y se generan condiciones favorables para la igualdad.

   Ese sindicato que menciona y que ha promovido esta huelga se quejaba de que estas medidas eran excesivamente neoliberales. Es decir, más neoliberales de lo que los votantes previsiblemente reclamaron con su voto.

   Esto no coincide con lo que los votantes manifestaron en las elecciones ni con lo que han manifestado en las encuestas después. No creo que sean medidas neoliberales, lo que es neoliberal es que sólo una pequeña mayoría de los trabajadores públicos ingresó por concurso, el resto lo hicieron mediante contratos 'a dedo'.

   El Gobierno anterior toleró esta situación y toleró que uno de cada tres argentinos esté en condiciones de pobreza. Eso sí tiene mucho de neoliberalismo, no esto, ya que una de las principales metas del Gobierno actual es terminar con la pobreza en el país.

   La pasada semana, el fiscal Ricardo Sáenz dictaminó que la muerte de Nisman fue un "homicidio". Durante su mandato, Cristina Fernández de Kirchner no demostró grandes esfuerzos para investigar este asunto, ¿lo hará el Gobierno de Macri?

   Sí, el Gobierno quiere llegar hasta el final con esta causa, hay que avanzar en esto. De hecho, el presidente ha garantizado las comisiones necesarias para facilitarle la labor a la Justicia. Argentina necesita saber qué pasó aquella noche que todos recordamos y los motivos que llevaron a ello.

   También estos días los veteranos de guerra de las Malvinas cumplen ocho años de acampe frente a la Casa Rosada pidiendo un reconocimiento como excombatientes que Fernández de Kirchner les prometió y nunca llegó. ¿Entra esto entre los planes del nuevo Gobierno?

   No discuto que estos veteranos padecieron los horrores de la guerra, pero de lo que se trata aquí es de las razones técnicas que hacen que les correspondan o no los subsidios a quienes combatieron en el campo de batalla. No sé si tienen o no razón, eso deberá determinarse legalmente, pero no dudo del drama de la guerra de quienes lucharon en el lugar.

Últimamente aparecen con mucha frecuencia nuevos casos de corrupción que involucran a la expresidenta. ¿Qué cree que va a ocurrir? ¿Se podría llegar a ver a Fernández de Kirchner sentada en un banquillo?

    Probablemente haya más casos de corrupción, aunque no sé si se podría llegar a ver a Cristina sentada en un banquillo, eso dependerá de los jueces.

    En cualquier caso, no cabe duda de que existió un tramo de años lleno de corrupción y dinero público que no iba donde debía ir y esto deja perplejo a cualquiera. El pasado Gobierno demostró que el poder corrompe, liderando un país en el que no existía tampoco la independencia de poderes.

    ¿Va a garantizar este Gobierno esa independencia de poderes?

    Sí, además es una de las bases del partido. Normalmente, en un cierto tipo de discursos populistas se esconden mecanismos de corrupción muy grandes. Desde el Gobierno, nuestra responsabilidad es evitar que esto suceda, generando las condiciones necesarias.

    Para ello es necesario que los jueces puedan trabajar cuando los hechos se producen, no cuando un Gobierno se va. Esto demuestra el nivel de poder que tenía el Gobierno kirchnerista. Ha sido necesario que se vaya para que la Justicia actúe. Somos conscientes de que no se trata de una tarea fácil, pero es posible.