Morales afirma que la decisión de la CIJ sobre la demanda marítima mejorará las relaciones entre Bolivia y Chile

Morales afirma que la decisión de la CIJ sobre la demanda marítima mejorará las relaciones entre Bolivia y Chile
27 de septiembre de 2018 REUTERS / MARCOS BRINDICCI

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha afirmado este miércoles que la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la demanda marítima presentada por la histórica reivindicación boliviana de una salida al mar marcará "un nuevo tiempo" en las relaciones entre Bolivia y Chile.

"Bolivia tiene la certeza de que la decisión que adopte la Corte Internacional de Justicia, independientemente de sus alcances, marcará un nuevo tiempo en la relación entre Bolivia y Chile para enfrentar el futuro con altura de miras", ha señalado Morales en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Bolivia demandó en 2013 a Chile para exigir que se sentara a la mesa de negociaciones para estudiar la devolución al país vecino de la salida soberana al océano Pacífico que perdió en una guerra decimonónica en la que también combatió Perú.

El mandatario boliviano ha afirmado que su país tiene el propósito de lograr con Chile una solución "duradera, sostenible y mutuamente satisfactoria".

"Se trata de una causa que pone a prueba la responsabilidad compartida de dos estados para acordar soluciones justas en el marco del derecho internacional", ha recalcado Morales.

"Esperamos que el arreglo judicial que se ha planteado ante la Corte Internacional de Justicia sea reconocido y contribuya a aproximar a las partes para iniciar una negociación fructífera", ha aseverado.

Chile mantiene que históricamente ha dialogado con Bolivia para mejorar su acceso al Pacífico, pero no en reconocimiento de una obligación pendiente sino como acto de buena voluntad. Chile afirma que el asunto quedó resuelto en el tratado de paz de 1904, rubricado tras la Guerra del Pacífico, que fijó los actuales límites fronterizos.

Bolivia dispone actualmente de acceso al océano a través de los puertos chilenos a cambio del pago de tasas, pero su objetivo es terminar logrando un "acceso soberano", posiblemente un corredor terrestre y un puerto propio.