13 de abril de 2015

Movimientos anti-Dilma dejarán la calle para presionar a congresistas en Brasilia

Movimientos anti-Dilma dejarán la calle para presionar a congresistas en Brasilia
BRUNO KELLY / REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 13 Abr. (Notimérica) -

   Los organizadores de las protestas que piden el 'impeachment' ('impugnación') de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, han decidido cambiar de estrategia y tras las movilizaciones callejeras del pasado 15 de marzo y de este domingo se centrarán ahora en presionar directamente a los congresistas de Brasilia para intentar tumbar al Gobierno.

   Tras constatar la pérdida de poder de convocatoria -las manifestaciones de este domingo fueron mucho menos multitudinarias que las de marzo- algunos de los convocantes, como el Movimento Brasil Livre (MBL) iniciará este viernes una marcha desde São Paulo a Brasilia para reunirse con políticos de la oposición.

   "Ya hemos hecho dos manifestaciones grandiosas, pero eso no ha generado un eco político", ha dicho en declaraciones al 'Estado de São Paulo' el empresario Renan Santos, uno de los líderes del MBL, que asegura que otros de los movimientos organizadores e incluso algunos líderes políticos que en principio les apoyaban han pedido que no haya más protestas.

   Otro de los grupos organizadores de las protestas, Vem Para Rua, ha anunciado la creación de la Alianza de los Movimientos Democráticos de Brasil, formada por 50 grupos, que este miércoles se reunirán con congresistas dispuestos a transmitir formalmente sus mensajes en las altas instancias políticas.

   Uno de los portavoces de Vem Para Rua, el empresario Rogério Chequer, estuvo este domingo en la manifestación en la Avenida Paulista de São Paulo y apuntó directamente al Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), principal apoyo de Rousseff y la formación con mayor número de diputados en el Congreso.

   El PMDB tendría la llave del 'impeachment' en caso de que percibiera que seguir apoyando el Gobierno de Rousseff le podría suponer un coste político, y eso lo saben muchos manifestantes, que ayer portaban pancartas en este sentido: "PMDB, ya no vale conquistar más poder. El acuerdo ahora no es con el Partido de los Trabajadores (PT), es con el pueblo brasileño", decía Chequer.

   Además del cambio de estrategia al dejar de apostar por demostraciones de fuerza en las calles, los movimientos anti Dilma se han visto afectados la menor afluencia de manifestantes, pues están dejando ver algunas diferencias entre ellos.

   La mayoría acusan a Vem Para Rua de recibir financiación del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la formación del ex candidato a la presidencia Aécio Neves, mientras que éstos critican que grupos como União Contra a Corrupção, Extermínio y O pesadelo dos políticos estén a favor de una intervención militar.

MOTIVADOS POR LA CORRUPCIÓN

   El instituto de opinión Datafolha ha publicado este lunes una encuesta que revela que el 77% de los que se manifestaron en la Avenida Paulista están a favor del 'impeachment' de la presidenta, aunque sólo el 13% argumentó que ese fuera el motivo principal para protestar; la mayoría lo hicieron contra la corrupción en general.

   La encuesta también pone de manifiesto el perfil adulto y de clase alta de los manifestantes: el 41% del público presente tenía más de 51 años y el mismo porcentaje ganaba lo equivalente a más de diez salarios mínimos al mes, además de que el 80% tenían estudios de grado superior.