29 de enero de 2013

La MUD dice que Castro no tiene autoridad moral para referirse a la oposición

CARACAS, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora--, Ramón Guillermo Aveledo, ha considerado que el presidente cubano, Raúl Castro, "no tiene autoridad moral para referirse a la oposición venezolana".

   A través de un comunicado, Aveledo ha criticado la intervención de Castro ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en la que ha denunciado que "el Gobierno venezolano está enfrentando una permanente campaña de intrigas y descrédito por parte del imperio y la oligarquía golpista".

   "¿A quienes llama Castro 'sectores violentos y golpistas'?", ha preguntado. "No tiene usted, general Castro, autoridad moral alguna para referirse a la oposición venezolana en los términos utilizados", ha considerado.

   El jefe de la MUD ha apuntado que "golpistas son los que en 1992 atentaron en dos ocasiones contra las instituciones democráticas venezolanas", no "los demócratas que exigen respeto a la Constitución y que participan limpiamente en contiendas electorales contaminadas por el ventajismo obsceno".

   En cuanto a la defensa de Castro del Gobierno de Hugo Chávez, basándose en su apoyo popular, el líder opositor ha subrayado que "si cree que (el vicepresidente, Nicolás) Maduro, y (el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado) Cabello son toda Venezuela, se equivoca y punto".

   "Al Gobierno venezolano lo desacreditan sus actos, su manipulación de la constitucionalidad, su terquedad en aferrarse a la insostenible versión de que el presidente no está ausente y ejerce plenamente sus funciones, lo cual es tan obviamente incierto que internacionalmente nadie se atreve a defender", ha sostenido.

   Si bien, ha recordado que "la defensa de Castro no es ni desinteresada, ni original". "Simplemente repite lo que durante 54 años ha repetido la administración cuya Presidencia heredó, para justificar su permanencia en el poder", ha indicado.

   Aveledo ha estimado que las declaraciones del presidente cubano constituyen una intromisión en los asuntos internos de Venezuela, que le ha instado a cesar. "Si pide respeto, pues que aprenda a respetar", ha sentenciado.

    De la misma forma, ha subrayado que dicha injerencia tampoco es desinteresada. "Todo lo contrario, existe para defender las jugosas ganancias que la actitud entreguista de nuestro actual Gobierno para con ellos les provee, lo cual le reporta millones de dólares cada día", ha dicho.

   Además ha considerado que supone un mal comienzo para Castro como presidente pro témpore de la CELAC. "Es la primera vez que un jerarca de la nomenklatura cubana ocupa un cargo internacional de esta relevancia y responsabilidad, y comienza su gestión interviniendo en la política interna de un país, agrediendo a quienes democráticamente discrepan del actual Gobierno", ha argumentado.

ESCENARIO POLÍTICO

   Chávez, de 58 años de edad, se encuentra en La Habana desde el pasado 11 de diciembre para recuperarse de la cuarta intervención quirúrgica a la que se ha sometido para que un equipo médico internacional le extirpara un tumor cancerígeno.

   Su prolongada ausencia de Venezuela, la mayor desde que le fue diagnosticado el cáncer, en junio de 2011, ha desatado los rumores a nivel nacional e internacional sobre su verdadero estado de salud, aunque el Gobierno ha informado puntualmente, asegurando que, pese a las "dificultades", se encuentra "estable".

   El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Venezuela ha permitido al líder bolivariano seguir siendo presidente, a pesar de que no ha podido tomar posesión del cargo, indicando que se trata de un mero formalismo que podrá cumplir cuando se recupere plenamente.