30 de noviembre de 2011

Nicaragua pide a la Convención Ramsar sobre Humedales que envíe una comisión de expertos al San Juan

MANAGUA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Nicaragua, Juana Argeñal Sandoval, ha solicitado al secretario general de la Convención Ramsar sobre Humedales, Anada Tiéga, que envíe una comisión de expertos al río San Juan para determinar los daños que ha provocado la carretera construida por Costa Rica en sus alrededores.

En una nota, Argeñal Sandoval pide a Tiéga que envíe "de manera inmediata" una misión de asesoramiento "para comprobar 'in situ' las flagrantes violaciones de Costa Rica a la Convención Ramsar", que en su artículo cinco señala que si un humedal ocupa el territorio de dos países, estos deben coordinar las políticas que afecten a su flora y fauna.

Además, "ante la violación de Costa Rica de sus obligaciones en la protección del medio ambiente, y su falta de cooperación en la conservación de la biodiversidad y el manejo de los recursos hidrológicos", Nicaragua solicita que la misión de asesoramiento elabore un informe sobre la situación actual de la zona y se lo remita para que pueda actuar en consecuencia.

Nicaragua fundamenta sus acusaciones en una fotografía publicada el 27 de noviembre en 'El Nuevo Diario' que muestra a las excavadoras trabajando a escasos metros del río San Juan, así como la destrucción de parte de la vegetación ribereña.

Así, Argeñal Sandoval denuncia que "existe un riesgo ambiental inminente de carácter irreparable", ya que la construcción de esta carretera ha provocado "la destrucción de la flora y la fauna en una muy extensa zona de humedales compartidos", entre otros motivos, porque Costa Rica ha vertido "los desechos de la movilización de tierra" al río.

Nicaragua advierte de que éste no es el único proyecto que Costa Rica ha previsto realizar en la zona, sino que también contempla la construcción de helipuertos, de un puente peatonal, un muelle y alcantarillas en el río Colorado y la de unas mallas que servirán de puerta de entrada a los ríos Colorado, San Carlos y Sarapiquí.

"Estas obras, ubicadas a escasos metros del río San Juan, violentan las normas de Derecho Internacional y, por lo que respecta a la Convención Ramsar, los compromisos de Costa Rica, en concreto, los de celebrar consultas y coordinar y apoyar activamente las políticas sobre conservación de humedales compartidos", apunta.

En el plano diplomático, el Ministerio de Exteriores de Nicaragua ha enviado una nota de protesta a Costa Rica por la construcción de esta carretera, en la que solicita a su vecino la suspensión inmediata de las obras hasta que pueda valorarse su impacto ambiental.

Ésta es la segunda disputa que estos países centroamericanos mantienen por el San Juan. En octubre de 2010 Costa Rica acusó a Nicaragua de provocar daños ambientales por las obras de drenaje del río, así como de una presunta incursión de militares nicaragüenses en su territorio.

A raíz de esta acusación, la CIJ impuso medidas cautelares a ambos países, entre ellas la prohibición de que ninguno de los dos despliegue personal militar o civil en la zona en disputa, a excepción de expertos medioambientales de Costa Rica.