Nicaragua dice haber "resistido" un golpe de Estado y denuncia "el terrorismo disfrazado de protesta pacífica"

Nicaragua dice haber "resistido" un golpe de Estado y denuncia "el terrorismo disfrazado de protesta pacífica"
1 de octubre de 2018 REUTERS / BRENDAN MCDERMID

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, ha afirmado este lunes que su país "ha resistido los intentos de un golpe de Estado" y ha denunciado "el terrorismo disfrazado de protesta pacífica", antes de pedir "el cese de toda política injerencista".

Moncada ha defendido en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas que el país "ha ganado nuevamente la paz, la convivencia fraterna y el retorno progresivo de la normalidad cotidiana".

"El intento de golpe de Estado que hemos vencido en Nicaragua es fruto de ese intervencionismo y nos ha dejado graves daños y secuelas, daños económicos, muerte, destrucción y terrorismo", ha sostenido.

Así, ha hablado de "terrorismo disfrazado de protesta pacífica, asesinando de manera atroz a ciudadanos, policías, incendios de propiedad pública y privada, asaltos, violaciones, extorsiones, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes".

"En la región, Nicaragua tiene un alto reconocimiento como factor de estabilidad, paz y seguridad regional", ha dicho, al tiempo que ha indicado que Nicaragua "defiende el principio de independencia y soberanía".

Moncada ha denunciado además que el país "enfrenta una vez más la amenaza de Estados Unidos para frenar el desarrollo social, económico y cultural" de la población nicaragüense.

"Denunciamos su intervencionismo e injerencismo amenazando con un proyecto de ley en el Congreso mediante el cual se ordena a los organismos financieros internacionales oponerse al otorgamiento de préstamos a Nicaragua", ha remachado.

Nicaragua ha sido escenario de una ola de protestas que se ha sucedido durante cinco meses y que ha dejado más de 300 fallecidos, según organismos de Derechos Humanos.

Un plan del presidente, Daniel Ortega, para reducir los beneficios a los pensionados desató las manifestaciones a mediados de abril. El Gobierno se retractó de la medida poco después, pero la represión generó más turbulencias por el rechazo al Gobierno.

La ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otros organismos internacionales han dicho que, durante las protestas, se han violado los Derechos Humanos y se han producido ejecuciones extrajudiciales por parte de grupos parapoliciales, algo que ha sido negado por Ortega.

El exguerrillero izquierdista, que retomó el poder en 2007, ha sido acusado de amañar elecciones, controlar los medios, manipular la justicia y querer instaurar una "dictadura familiar" junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.