19 de febrero de 2010

Nicaragua.- El ministro nicaragüense de Exteriores pide un multilateralismo justo y democrático que refleje la realidad

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos López, afirmó este viernes que la política exterior de este país aboga por un "multilateralismo más justo y democrático", en el que los organismos internacionales sean un reflejo verdadero de la realidad y de los intereses de todos los países y no de un grupo selecto.

Por ello, Santos pidió durante un encuentro celebrado en Madrid una democratización del orden internacional. "No se puede aceptar que, después de más de 60 años del fin de la Segunda Guerra Mundial, el Consejo de Seguridad de la ONU tenga su base en el poder de veto de sus cinco miembros permanentes", afirmó, y aseguró que la reforma de la ONU se hace extensiva a otras instituciones.

"La reforma del mercado económico-financiero imperante se hace imprescindible, estamos en una crisis global provocada por un capitalismo que no tiene cabida en este sistema, sistema que se rige por la explotación, la competencia exacerbada, la promoción del interés privado en detrimento del colectivo y la acumulación frenética de riqueza por parte de un puñado de ricos", prosiguió. "Todo esto genera guerras sangrientas, xenofobia y agudiza la opresión de las mujeres", opinó.

Subrayó que, a nivel mundial, hace falta una decisión más firme para alcanzar un multilateralismo que escuche la voz de los pueblos unidos por la pobreza extrema y tenga en cuenta las nuevas realidades políticas, que democratice realmente las instituciones internacionales y establezca obligaciones y derechos comunes para todos los estados sin menoscabo de su soberanía.

"Un multilateralismo que garantice que el criminal bloqueo sobre Cuba se levante y que no se repita contra ningún país del mundo, y que luchadores contra el terrorismo no guarden prisión en las cárceles de aquellos países que se autoerigen como paladines de la lucha contra el terrorismo", indicó, y pidió la liberación de "los cinco héroes cubanos" presos en Estados Unidos.

INTEGRACIÓN EN CENTROAMÉRICA

Santos aseguró también que uno de los pilares de la política internacional es el sistema de integración de Centroamérica, que se propone "desarrollar la democracia y fortalecer las instituciones con la participación directa del pueblo, la promoción del desarrollo sostenible y la protección del medioambiente pero, sobre todo, el combate decidido a la pobreza".

El ministro nicaragüense reconoció que este proceso intentó, durante el año pasado, conseguir la plena integración, pero que este proceso se vio frustrado por el golpe de Estado en Honduras, un hecho que "llevó al país a un pasado que parecía enterrado".

Por las consecuencias que este golpe tuvo la región, Santos pidió "revertir todas las resoluciones que fueron emitidas en contra del golpe de Estado y de eventuales gobiernos que surjan de él". "Por nuestra parte, al tiempo que somos conscientes de regular las relaciones con Honduras, pedimos que éstas se realicen bajo decisiones de común acuerdo y con plena garantía de respeto a los Derechos Humanos", añadió.

De acuerdo con Santos, Nicaragua impulsa iniciativas para fortalecer la cooperación regional a través del ALBA con diferentes propuestas y con un énfasis especial en la lucha contra la pobreza y la exclusión social. "El ALBA constituye el paso de integración regional más avanzado y justo del mundo y ha permitido que se formen lazos de profunda solidaridad entre todos los pueblos iberoamericanos", afirmó.

RELACIÓN CON LA UE

"Nicaragua considera que un acuerdo de asociación de Centroamérica con la UE tiene que reconocer la profunda diferencia y asimetría entre ambas regiones y, por tal razón, el acuerdo debe estar estrechamente vinculado a que la UE constribuya a la existencia de una disponibilidad financiera en la forma de un fondo común de crédito económico y financiero, que actúe como un mecanismo para limar las diferencias entre las regiones y su desarrollo económico", aseveró.

Según Santos, sería una forma de mejorar las condiciones de vida de los iberoamericanos que impediría la necesidad que tienen los pobres de arriesgar sus vidas. "El fenómeno migratorio, cuyos antecedentes se remontan a los orígenes de la Humanidad, requiere enfoques integrales por parte de los países ricos, teniendo en cuenta los aportes que realizan nuestros migrantes a sus economias y culturas", indicó.

"Por tal razón, la directiva de retorno de la UE y la de inmigración de Estados Unidos contra los migrantes lesiona los Derechos Humanos y los acuerdos internacionales que han fundado la necesidad de políticas migratorias que protejan a quienes migran, básicamente por razones de pobreza y exclusión social y económica", añadió.

El ministro concluyó afirmando que Nicaragua aspira a un orden internacional justo y lucha decididamente por la paz. "Nuestra relación con otros pueblos del mundo se sustenta en la amistad, la solidaridad y la reciprocidad entre estados, proscribimos toda agresión política, militar, económica, cultural y religiosa y la intervención en los asuntos internos de otros estados, y reconocemos el principio de solución pacífica en controversias internacionales sobre la base del Derecho Internacional, y proscribimos el uso de armas nucleares y otros usos de destrucción masiva en conflictos internos e internacionales", aseguró Santos.