20 de julio de 2012

Ortega insta a los nicaragüenses a luchar contra el "capitalismo salvaje" y la pobreza

MANAGUA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha instado este jueves a la población a luchar contra el "capitalismo salvaje" y la pobreza, durante la ceremonia que se ha celebrado este jueves en Managua para conmemorar los 33 años de la revolución sandinista.

"Hay que seguir batallando para salir adelante, todavía hay mucho trabajo por hacer", ha dicho Ortega, en el discurso de 40 minutos de duración que ha pronunciado en la plaza de la Fe, en Managua, ante miles de personas, según informa la cadena TeleSur.

En concreto, el líder sandinista ha hecho un llamamiento para luchar "contra un enemigo peligroso: el capitalismo salvaje, que trata de sembrar la guerra en todas partes". "No queremos sembradores de guerra en nuestro territorio, queremos sembradores de paz", ha subrayado.

En la misma línea, ha invitado "a todos los nicaragüenses, también a los que piensan de manera diferente", a trabajar unidos para erradicar la pobreza, una de las principales lacras del país centroamericano. "Hay que seguir librando la batalla contra el analfabetismo", ha concretado.

Por otro lado, el presidente se ha referido a la revolución sandinista, destacando que "con ella el pueblo se ganó el derecho a luchar por su libertad de la mano de la juventud, tal y como hoy está haciendo el Gobierno".

En este sentido, ha apuntado que el regreso del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) al Gobierno en 2007 fue posible gracias al pueblo, que, ha indicado, ratificó su decisión en las elecciones presidenciales y legislativas del año pasado, otorgándole de nuevo la victoria.

Se conoce como revolución sandinista al proceso liderado por el FSLN para derrocar la dictadura de la familia Somoza, expulsando del poder a Anastasio Somoza (hijo), que estalló en 1978 y se prolongó hasta 1990, cuando se instauró un Gobierno democrático.

El nombre se lo debe a Augusto Nicolás Calderón Sandino, el líder de la resistencia nicaragüense contra la ocupación estadounidense. Después de que consiguiera expulsar a las tropas norteamericanas, fue traicionado por su hasta entonces compañero de lucha, el general Anastasio Somoza (padre), a quien se le atribuye el asesinato del guerrillero.