9 de noviembre de 2006

Nicaragua.- Ortega se ofrece a llevar a cabo las reformas constitucionales que restan poder al Gobierno

MANAGUA, 9 Nov. (EP/AP) -

El presidente electo Daniel Ortega se ofreció el miércoles a llevar a cabo las reformas constitucionales aprobadas por el legislativo, que restan poder al ejecutivo, porque -dice- "son saludables para ejercer la presidencia con más participación".

"Aunque eso reduzca los poderes del presidente, creemos que las reformas deben mantenerse", dijo Ortega durante una visita al presidente Enrique Bolaños.

Las reformas fueron aprobadas por un congreso unicameral controlado el frente sandinista y el Partido liberal Constitucionalista (PLC) del ex presidente Arnoldo Alemán que firmaron un pacto político en 1999 para controlar todos los poderes del Estado.

Durante el los años de gobierno del actual presidente Enrique Bolaños, que fue distanciado del PLC que lo llevó al poder en el 2002, los sandinistas y liberales le arrebataron poder al ejecutivo, que consideró las modificaciones como un "golpe de Estado técnico".

Las reformas, que están suspendidas y en consulta en la Corte Suprema de Justicia, restan al presidente, entre otras cosas, la potestad de nombrar embajadores y ministros, y la traslada al legislativo.

COMPARTIR EL PODER

Ortega aseguró que las reformas permiten "compartir el ejercicio del poder con las diferentes fuerzas políticas y sectores de las sociedades, con los trabajadores, con los campesinos, con los productores, con los empresarios, con los inversionistas lo que nos va a permitir realmente unir fuerzas para erradicar la pobreza".

Durante una concentración en en el centro de Managua, Ortega llamó a sus seguidores a actuar con humildad. "Que no salga de nuestros labios una ofensa contra quienes no votaron por nosotros", dijo.

Además, instó a los nicaragüenses de toda condición social a unirse en el combate a la pobreza, el principal problema que afecta a la población del país. "Nuestra opción preferencial son los pobres y esto deben entenderlo muy bien los que más tienen, deben contribuir a esta lucha", expresó Ortega.

En su discurso ante sus seguidores, Ortega prometió aplicar un programa de asistencia para paliar el hambre de cerca de 1,5 millones de nicaragüenses, aunque no dio detalles sobre el tema. También ofreció comprar tierras para los campesinos y otorgárselas con préstamos blandos.

POSIBLES CAMBIOS PARLAMENTARIOS

Durante el día, el ex candidato presidencial Eduardo Montealegre dijo que como consecuencia de los resultados de las elecciones habrá un cambio fundamental en el parlamento, que podría disolver el pacto político de 1999 entre sandinistas y liberales.

Las proyecciones de los resultados de comicios legislativos del domingo indican que el FSLN obtendrá al menos 35 escaños y el PLC 24, lo que les permitirá mantener juntos una mayoría de 59 diputados en el legislativo como para continuar con el pacto político. El congreso cuenta con 90 escaños.

Montealegre, que consiguió un segundo puesto en las elecciones y cuya Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) podría obtener al menos 24 escaños en el legislativo, cree que esa distribución de escaños "es más democrática, más abierta y ese cambio es fundamental para impulsar reformas".

En el legislativo actual los sandinistas tienen 38 diputados y el PLC cuenta con 41. "Ahora vemos la oportunidad de tener un nuevo escenario en la Asamblea Nacional para trabajar en beneficio de todos los nicaragüenses", dijo Montealegre

La ALN está integrada por disidentes del PLC de Alemán, quien actualmente cumple bajo arresto domiciliario 20 años de cárcel por fraude al Estado.

El ex candidato del Movimiento Renovador Sandinista, Edmundo Jarquín, respaldo a Montealegre al llamar a "todos las fuerzas políticas éticas del legislativo a juntar esfuerzos en torno a una agenda que permita desmontar el pacto como la tarea más urgente del próximo período de gobierno".