27 de noviembre de 2007

Nicaragua.- El presidente de Nicaragua atribuye a presiones imperialistas que Uribe cancele la mediación de Chávez

MANAGUA, 27 Nov. (EP/AP) -

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, afrimó hoy que el presidente colombiano, Alvaro Uribe, está siendo presionado para evitar una solución negociada al conflicto armado colombiano por las mismas fuerzas imperialistas que tienen propósitos golpistas en Venezuela y Bolivia.

"El presidente Uribe tiene muchas presiones que lo llevan a tomar una actitud que no contribuye realmente a que se alcance la paz en Colombia", dijo en referencia a la decisión de Uribe de cancelar la mediación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en busca de la excarcelación de guerrilleros presos a cambio de rehenes tomados por rebeldes colombianos.

Sin identificar a los que ejercerían las presiones, apuntó que éstas surgen de "fuerzas retrogradas o imperialistas que intentan dar un golpe al Gobierno popular que encabeza el compañero Evo Morales", presidente de Bolivia, y que, "como aquí en Nicaragua, se oponen a que el pueblo tenga derechos, voz, participación directa y poder".

Ortega consideró que esa "maniobra imperialista" provocó "la actitud que de manera sorpresiva asumió el presidente Uribe" de suspender la mediación, lo cual "no se puede entender" dada la gravedad de la situación y la intención del presidente Chávez que "se ha empeñado de lleno en un esfuerzo" para conseguir la paz.

El mandatario nicaragüense dijo que, a pesar de las presiones, tiene "la esperanza de que el presidente Uribe cambie de actitud y que, pasadas las elecciones de Venezuela, se retome el diálogo" entre ambos mandatarios. Subrayó que es necesario "un cambio de actitud, porque realmente no hay solución militar posible en Colombia".

Ortega afirmó que ha aconsejado a Uribe que "el único camino es abrir espacios para negociar y eso tiene que ver con las personas de ambos lados que están detenidas". "Ése es el punto de partida", sostuvo. "Yo le he manifestado al presidente Uribe mi adhesión y respaldo a este esfuerzo", dijo.

Aseguró que "han pasado los años y las fuerzas más extremistas de Colombia, avaladas lógicamente por el imperio norteamericano, siguen en una posición inflexible apostando a una victoria militar que no es posible".

Ortega acusó también a esas fuerzas de, en Venezuela, tratar de "derrocar a su presidente legítimo, el compañero, nuestro hermano, Hugo Chávez" y que ese propósito se ha recrudecido en vísperas del referendo del domingo sobre el sí o no a la reforma constitucional promovida por el presidente.

Al referirse a Bolivia, dijo que quienes tratan de agravar la crisis en ese país "se están equivocando, porque se van a enfrentar al pueblo boliviano" y a la vez estarían "afectando el proceso que de forma pacifica viene desarrollando en América Latina a través de los votos".