Nicaragüenses emigrados a Costa Rica marchan contra el Gobierno de Ortega

Nicaragüenses emigrados a Costa Rica marchan contra el Gobierno de Ortega
16 de diciembre de 2018 REUTERS / JUAN CARLOS ULATE

   SAN JOSÉ, 16 Dic. (Reuters) - -

   Cientos de nicaragüenses opositores al Gobierno de Daniel Ortega que viven en Costa Rica iniciaron este domingo una caravana desde San José hacia el pueblo fronterizo La Cruz, para manifestar su apoyo a la disidencia en Nicaragua y el deseo de muchos de regresar a su país.

   Cerca de 40.000 personas han llegado a Costa Rica desde Nicaragua en busca de refugio según el grupo Articulación de Movimientos Sociales, organizador de la caravana, desde que en abril estalló una crisis por la respuesta represiva contra manifestantes que se oponían a reformas de Ortega al sistema de pensiones.

   Los manifestantes pretenden llegar durante la tarde al municipio ubicado en la provincia de Guanacaste, en el norte de Costa Rica, cuando finalicen el recorrido de casi 270 kilómetros.

   Antes de abordar el autobús que la llevará a la frontera con Nicaragua, Francisca Ramírez, una líder campesina que huyó en octubre hacia suelo costarricense por amenazas de las fuerzas oficialistas, ha explicado el motivo de la protesta. "Le vamos a decir al pueblo allá que no está solo y al Gobierno que seguimos vivos y luchando para volver a una Nicaragua diferente", ha declarado.

   Ramírez es una de las coordinadoras de la 'Caravana por la libertad y la justicia', que culminará en La Cruz con una caminata de unos cuatro kilómetros. La activista ha declarado que tomarán la precaución de no llegar al puesto fronterizo Peñas Blancas, para evitar enfrentamientos con las fuerzas oficiales.

   Identificados con la bandera azul y blanco de Nicaragua y con pancartas críticas contra Ortega, los opositores nicaragüenses dicen representar a miles de compatriotas que han migrado desde que estalló la crisis en su país, donde perdieron la seguridad, las libertades o los empleos.

   El plan de los organizadores es trasladar durante la jornada a unos 1.000 manifestantes hacia la zona fronteriza, para mostrarse como una fuerza activa ante las autoridades en Nicaragua, ha declarado Mónica Baltodano, presidenta de la Fundación Popol Na, una de las organizaciones no gubernamentales (ONG) a las que Nicaragua retiró recientemente su personalidad jurídica.

   "Sabemos que muchos nicaragüenses no pueden protestar porque los matan, los secuestran o los persiguen. Nosotros desde aquí queremos reivindicar ese derecho y dar ánimo a muchos de nuestros compatriotas que están sufriendo", ha agregado la portavoz.

   "Ortega trata de destruir cualquier sublevación ciudadana, porque cree que puede destruir nuestra fuerza para construir otra Nicaragua sin él y su grupo. Solo vemos un futuro sin ellos en el poder", ha explicado Baltodano durante los preparativos de la actividad que, aseguró, se financia con donativos de nicaragüenses en Costa Rica y en otros países.

   La semana pasada, la policía de Nicaragua confiscó las oficinas de una decena de ONGS y de un prominente periodista que han sido críticos de la administración de Ortega.