23 de abril de 2015

Nisman y Lagomarsino carecían de autorización para tener armas

Nisman y Lagomarsino carecían de autorización para tener armas
MARCOS BRINDICCI / REUTERS

   BUENOS AIRES, 23 Abr. (EUROPA PRESS)

   El fallecido Alberto Nisman y su colaborador Diego Lagomarsino, quien le entregó la pistola que le causó la muerte al fiscal, carecían de autorización para tener armas, según ha informado el Registro Nacional de Armas de la República Argentina (RENAR), organismo que pertenece al Ministerio de Defensa.

   Esta revelación forma parte de la investigación que lleva adelante la fiscal Viviana Fein, según han confirmado al diario argentino 'Clarín' fuentes judiciales. Nisman falleció al recibir un disparo en la cabeza con una pistola Bersa calibre 22 que pertenecía a Lagomarsino.

   El fiscal del caso de la AMIA era dueño de otra "pistola semiautomática Bersa calibre 22" que fue hallada la semana anterior en un baúl de la casa de su madre --y a la que no renovó la documentación desde 1993--. Asimismo, tuvo un revólver marca Rossi calibre 38, que vendió a otra persona a mediados de junio de 2009.

   Por otra parte, el RENAR ha explicado que Lagomarsino "carecía de autorización para la tenencia de armas pues tiene su condición de legítimo usuario vencida en abril de 2007". En los registros del organismo figura como titular del arma que le causó la muerte a Nisman. En un primer momento, la investigación apuntaba a un suicidio, sin embargo, se investigan otras posibles situaciones.

EL 'KIRCHNERNISMO' TACHA DE "BOCHORNO" LA DENUNCIA DE NISMAN

   El gobernador de Buenos Aires, el oficialista Daniel Scioli, ha calificado de "bochorno" la denuncia presentada por el fallecido fiscal del caso AMIA contra la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. "A estas alturas tenemos que tomar conciencia de que la denuncia del fiscal Nisman fue un bochorno", ha dicho el potencial candidato presidencial del 'kirchnerismo' en una entrevista concedida a la televisión argentina TN.

   Scioli ha considerado que, con el fracaso de la denuncia de Nisman en la Cámara Federal, "distintas instituciones judiciales han puesto en evidencia la existencia de una operación política y mediática" contra la Casa Rosada.

   Así las cosas, ha aplaudido la actitud de Fernández de Kirchner, basada principalmente en el silencio. "Ha logrado ir sobrellevando algo que ha sido tremendo", ha valorado, en alusión a la breve imputación de la jefa de Estado. Al margen de la cuestión política, Scioli ha denunciado que la denuncia de Nisman "ha hecho mucho daño al país" a nivel internacional. "Más allá de la disputa política, no puede ser el todo vale", ha señalado.

EL PROCESO JUDICIAL

   El 14 de enero, Nisman presentó una denuncia contra Fernández de Kirchner y varios altos cargos por supuestamente encubrir a los sospechosos iraníes del atentado perpetrado el 18 de julio de 1994 contra la AMIA, que dejó 85 muertos y 300 heridos.

   Nisman murió cuatro días después en extrañas circunstancias, pero el fiscal Gerardo Pollicita retomó su denuncia y el 13 de febrero imputó a la líder izquierdista y a varios dirigentes 'kirchneristas', en un movimiento inédito.

   Sin embargo, el 26 de febrero, el juez Daniel Rafecas archivó la denuncia de Nisman al considerar que "no hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario, que apunte a la actual jefa de Estado" y afirmando que, por el contrario, las evidencias recabadas desmienten "de un modo rotundo y lapidario" la existencia de delitos.

   Pollicita persistió en su intento de sacar adelante la denuncia y recurrió el 4 de marzo ante la Cámara Federal, argumentando que Rafecas estaba descartando "en forma anticipada y prematura las hipótesis traídas a conocimiento a través de la denuncia" de Nisman.

   La Cámara Federal resolvió el 26 de marzo a favor de Rafecas y el fiscal del alto tribunal Germán Moldes recurrió esta decisión, aunque sin éxito, dado que su colega Javier de Luca ha desestimado esta semana la apelación, lo que prácticamente entierra la denuncia de Nisman.