26 de junio de 2013

Nuevas manifestaciones en varias ciudades brasileñas con barricadas

Nuevas manifestaciones en varias ciudades brasileñas con barricadas
GETTY

BRASILIA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los movimientos que demandan una mejora de los servicios sociales han vuelto a celebrar este miércoles diferentes movilizaciones en todo el país, con grandes marchas en Brasilia y en la región de Minas Gerais, donde se han levantado varias barricadas que han provocado el corte de varias carreteras.

   En Juatuba, en la región de Minas Gerais, los manifestantes han quemado neumáticos y han provocado el corte de varias carreteras, al igual que en la localidad de Belo Horizonte, aunque las autoridades han asegurado que no han producido mayores incidentes.

   En Brasilia, la ONG Río de Paz ha colocado esta mañana un total de 594 balones de fútbol --en referencia al mismo número de diputados-- en el césped frente al Congreso para concienciar a los políticos de las demandas que solicitan los movimientos de los indignados acerca de la reforma de las instituciones políticas.

   "La idea es pasar la pelota al Congreso, sabiendo lo que va a hacer a partir de ahora. Queremos que el poder legislativo supervise al Ejecutivo, pero no el boicot, que avance en cambios de gran interés popular y no estén sujetos a los grupos de presión que sólo buscan su propio interés y no el del país", ha indicado Costa, según medios locales.

LAS PROTESTAS

   Las manifestaciones comenzaron el pasado 6 de junio de forma pacífica en Sao Paulo por la subida del precio del transporte público de 3 a 3,20 reales, pero una semana después se tornaron violentas por la represión de la Policía Militar.

   Entonces, miles de personas tomaron las calles de las principales ciudades para protestar, ya no solo por estas tarifas, sino también por los efectos sobre la Hacienda Pública de la Copa Confederaciones, el Mundial de Fútbol de 2014 y las Olimpiadas de 2016 y por los deficientes servicios públicos.

   En respuesta, al menos once ciudades, incluidas Río de Janeiro y Sao Paulo, accedieron a cancelar el aumento del precio del transporte público o a aplicar una reducción, según los casos, pero no han conseguido calmar las calles.

   Millones de personas han seguido con las manifestaciones en las grandes ciudades, dejando un saldo de al menos cuatro muertos y decenas de heridos y detenidos. Además, ha habido graves disturbios, como los intentos de asalto al Congreso, al Ministerio de Exteriores y a ayuntamientos.