7 de julio de 2009

Obama alaba a Putin en primera reunión

Por Jeff Mason

NOVO OGARYOVO, Rusia (Reuters/EP) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, alabó el martes al político más poderoso de Rusia, el primer ministro Vladimir Putin, al encontrarse ambos por primera vez, y dijo que hay una gran oportunidad para mejorar los lazos entre Washington y Moscú.

Visiblemente incómodos, ambos intercambiaron gestos de cortesía al comienzo de una reunión en la residencia de Putin, opacada por las críticas de Obama al líder ruso realizadas la semana pasada en una entrevista en la que se refirió a Putin como un hombre que aún tiene un pie en el pasado.

"Estoy consciente no sólo del extraordinario trabajo que ha hecho en representación del pueblo ruso en su rol anterior como primer minis (...), uh, como presidente, sino en su actual rol como primer ministro", expresó Obama.

Putin, mirando al piso y evitando en buena parte el contacto visual con Obama, dijo que habían existido períodos grises y de confrontación en las relaciones entre ambos países, pero agregó: "Ligamos su nombre con la esperanza de un avance en nuestras relaciones".

La reunión de Obama con Putin, un ex espía de la KGB que ejerció como presidente entre el 2000 y el 2008 antes de ceder su puesto en el Kremlin a su delfín, Dmitry Medvedev, se llevó a cabo luego de las charlas que el mandatario estadounidense sostuvo el lunes con Medvedev.

Ambos acordaron objetivos para la reducción de armas nucleares, un acuerdo que permitirá que tropas estadounidenses vuelen a través de Rusia para combatir en Afganistán y el establecimiento de una comisión gubernamental conjunta para mejorar las relaciones entre ambos países.

En el segundo día de su visita a Rusia, Obama tiene previsto ofrecer un importante discurso sobre la democracia, la economía global y la relación entre Washington y Rusia a los estudiantes de la Nueva Escuela Económica de Moscú.

Los medios rusos, que en gran parte siguen las directivas del Kremlin, dieron el martes una cobertura de bajo perfil a la visita de Obama, evitando cualquier clase de "Obamamania" y concentrándose en los acuerdos alcanzados.

Las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los rusos desconfía de Estados Unidos y aún no han sido convencidos por Obama.

Líderes empresariales que viajan junto a Obama quieren usar la visita para impulsar el comercio y las inversiones entre ambas naciones.

El comercio ruso con Estados Unidos fue de apenas 36.000 millones de dólares en el 2008, la misma cantidad que con Polonia, y las inversiones fueron menores que con otros competidores europeos.

Obama y Medvedev asistirán a una cumbre de líderes empresariales rusos y estadounidenses el martes más tarde.

Al ser consultado el lunes acerca del centro de poder en Rusia, Obama se apegó a un guión diplomático sobre Medvedev y Putin, quien continuó como primer ministro luego de designar a Medvedev y es el hombre que conserva la mayor influencia política en Rusia.

"Mi interés es tratar directamente con mi homónimo, el presidente (Medvedev), pero también tender un lazo hacia el primer ministro Putin y todos los otros sectores influyentes de la sociedad rusa", dijo Obama a los periodistas.

ACUERDO SOBRE ARMAS NUCLEARES

En una cordial conferencia de prensa conjunta en el amplio Salón San Andrés del Kremlin, los dos líderes hablaron de su determinación por dejar de lado las diferencias y enfocarse en cooperar para solucionar problemas globales como la proliferación de armas nucleares.

Ambos mencionaron los temas que aún los dividen: la oposición de Rusia a los planes de Washington para colocar un escudo antimisiles en el centro de Europa y la insistencia estadounidense en la integridad territorial de Georgia, pero en público enfatizaron los puntos positivos.

Obama y Medvedev prometieron finalizar un tratado para fin de año que busca disminuir las cabezas nucleares desplegadas por cada uno a entre 1.500 y 1.675, desde niveles superiores a las 2.200.

Adicionalmente, Rusia permitirá que 4.500 vuelos militares estadounidenses pasen anualmente sobre su territorio sin un cargo extra, una decisión elogiada por Estados Unidos como una señal de la voluntad de Moscú de ayudar en la guerra contra los talibanes.

"Hemos decidido dar un nuevo inicio en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia para que podamos cooperar más efectivamente", dijo Obama.

Medvedev describió sus charlas como "conversaciones muy útiles y abiertas, de negocios" y dijo que buscarían construir una relación de Estados Unidos y Rusia digna del siglo XXI.

(jeff.mason@thomsonreuters.com; Reuters Messaging: jeff.mason.reuters.com@reuters.net; mesa de edición en español

+ 5411 4510 2526))

REUTERS CAN MG HG/