17 de septiembre de 2009

Obama anunciará esta tarde su decisión de suspender el escudo antimisiles

VARSOVIA/PRAGA, 17 Sep. (Reuters/EP) -

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunciará oficialmente esta tarde su decisión de dar marcha atrás al proyecto de escudo antimisiles que su antecesor, George W. Bush, planeaba desplegar en República Checa y Polonia para contrarrestar la potencial amenaza de Irán.

La subsecretaria de Estado norteamericana, Ellen Tauscher, y otros responsables estadounidenses se entrevistaron hoy en Varsovia con las autoridades polacas para informarles de la decisión de Washington. No obstante, el Gobierno polaco no ha querido dar detalles sobre los motivos que han llevado a Estados Unidos a tomar la decisión.

"No sería apropiado que nosotros presentáramos una decisión estadounidense", afirmó el portavoz del Ministerio de Exteriores polaco, Piotr Paszkowski, en declaraciones a Reuters. "Sólo podemos decir que en la reunión de hoy Polonia fue informada de la decisión final sobre el escudo", añadió.

En este sentido, el portavoz aclaró que "a las 16:00 horas de Polonia, el presidente Obama tiene previsto anunciar su decisión en Washington".

Entretanto, el primer ministro checo, Jan Fischer, reconoció que Obama ha informado al Gobierno de su país de que Washington abandona el proyecto de escudo antimisiles, y precisó que una delegación estadounidense, encabezada por Tauscher.

Previamente un portavoz de Fischer había informado de que Obama había llamado a éste por teléfono anoche para hablar sobre el escudo antimisiles.

El 'Wall Street Journal' había informado hoy de que la Casa Blanca archivará los planes de la anterior administración y no construirá el escudo antimisiles proyectado en Polonia y República Checa, ya que Irán no progresa al ritmo esperado en la construcción de misiles de largo alcance.

La decisión, que previsiblemente limará tensiones con Rusia, país crítico desde un principio con los planes del Gobierno de George W. Bush, se ha adoptado después de comprobar que el programa armamentístico iraní no representa una amenaza inminente para Estados Unidos o las principales capitales europeas.

No obstante, según el diario, Obama dejaría abierta la posibilidad de recuperar este proyecto si Irán progresa en la construcción de misiles hasta el punto de suponer un riesgo evidente.